La relación del espectador con sus actores es uno de los puntos que, sin querer, plantea Separación, la nueva serie de Apple TV+. Lo hace de esa manera porque un casting no debería estar sujeto al efecto que uno u otro actor puede generar en la memoria de la audiencia. Aunque puede tenerlo en cuenta, uno u otro nombre son elegidos por el potencial que ofrecerán de acuerdo a la historia. En el caso de esta producción, la suerte es que puede generar ambos efectos. 

Eso es posible porque la serie cuenta con el protagonista, Adam Scott, junto con John Turturro, Patricia Arquette, Britt Lower, Zach Cherry, Jen Tullock, Dichen Lachman, Tramell Tillman, Michael Chernus y, como si fuera poco, Christopher Walken. El grueso de esta base de actores ha estado en series y producciones de impacto, bien sea por su profundidad o por ser apuestas comerciales. Ellos se pliegan a un relato sobrio, lleno de silencios, miradas sospechosas e incertidumbre. 

Adam Scott interpreta a Mark Scout. Él es el jefe de un equipo de trabajo de Lumon Industries. ¿Qué tiene de picante Separación? A la dinámica laboral se suma la intención de hacer un experimento. Mediante una cirugía, se separan los recuerdos personales de la vida laboral. Los personajes se ven confrontados por esa búsqueda y la posibilidad de perder sus trabajos. Mientras eso se asoma como posibilidad, los empleados tejen distintas relaciones.

Separación, ¿una crítica a las dinámicas contemporáneas de trabajo?

La serie de Apple TV+ comienza con una serie de planos amplios, panorámicos en ocasiones, que sirven para comprender la distancia que hay entre los empleados. Aunque sean pocas personas involucradas, esa separación es física y emocional. Es la manera como Dan Erickson, el creador, marca el tono visual de la producción. A esto se suma otro detalle, la paleta de colores: suelen ser tonos fríos y, aquellos que destacan, no se salen en demasía del abanico de colores. Salvo por el caso de Britt Lower, quien por características físicas rompe con esa monotonía cromática: es una mujer pelirroja. Es una clave.

Ese ambiente detona distintas preguntas. ¿Cómo se entiende el trabajo en la actualidad? ¿Desde cuándo se vive para trabajar y no se trabaja para vivir? ¿Cuánto de las crisis económicas han afectado la relación con los empleos? ¿Qué herramientas emocionales se cuentan para sobrellevar el contexto? ¿Es posible separar la vida personal de la laboral? ¿Qué se puede hacer para facilitar ese equilibrio? Son solo algunas de las posibles. Globalización, internet y pandemia de la COVID-19 mediante, los mecanismos de trabajo están en constante revisión. 

El trabajo remoto. La posibilidad de hacer homeoffice. Las comodidades en los espacios de trabajo, como los salones de juego. Hace no mucho, estos aspectos quizá eran impensados. Separación pertenece más a ese mundo, quizá antiguo,, mientras tienden guiños con el presente. La mayor parte de la serie se produce en los espacios de trabajo, como quien sugiere que la sociedad contemporánea pasa más tiempo con la mentalidad puesta en los quehaceres profesionales que en los personales. 

El ritmo y la tensión

No es una serie para ver con el móvil cerca. Conviene prestar atención porque entre tantos silencios se pueden disfrutar muchas cosas. Desde la fotografía, cuidada, hasta la música y las actuaciones. Esas áreas forman un producto compacto, bien engranado y que va su propio ritmo. En tiempos donde los contenidos más exitosos en cuanto a views quizá no plantean tantas preguntas al espectador, puede que este la encuentre densa.

Aunque esa incomodidad pueda condicionar la experiencia si quien mira no está acostumbrado a relatos más sopesados, como Ozark, por ejemplo, con el pasar de los capítulos la tensión y el entramado entre personajes equilibra la experiencia. Aunque su fondo puede resultar más interesante por las preguntas anteriores, su capacidad de interpelar la contemporaneidad, incluyendo temas como productividad y salud mental. también se puede disfrutar si no se desea entrar en esos bosques. 

Eso es posible debido a las actuaciones. Así como los distintos elementos técnicos y estéticos están bien presentados, el casting es un acierto. Con cada personaje se dio en el clave para hacer de Separación una serie inteligente, bien logrado y capaz de retar al espectador. 

La serie, de nueve episodios, puede verse a través de Apple TV+ a partir del 18 de febrero de este año. Los capítulos serán estrenados durante cada viernes.