La serie de Disney+ Pam & Tommy, tiene un doble objetivo. Por un lado, relatar para una nueva generación uno de los escándalos más notorios de la década de los noventa. Y al otro extremo, mostrar desde un nuevo punto de vista a sus protagonistas. En especial, a la actriz Pamela Anderson, que llevó a cuestas el peso de la polémica con largos años de burlas y caricaturización de su imagen. La serie logra ambas cosas y añade un elemento de interés: profundizar sobre la mujer que se convirtió en obsesión mundial. 

¿Quién es en realidad Pamela Anderson? A la distancia de más de veinte años, su figura es la de una curiosidad de la cultura pop. Pero en realidad, Anderson fue víctima, rehén y símbolo de un tipo de escándalo complicado de entender ahora mismo. Durante la primera mitad de la década de los noventa, internet todavía era territorio desconocido. De modo que el video sexual de Pamela Anderson y Tommy Lee puso a prueba sus límites y su poder. El resultado fue un recorrido a través de las fronteras de lo privado, lo íntimo e incluso, el control de la imagen y la identidad. Sin quererlo y probablemente sin saberlo, la pareja mostró lo que internet y sus recursos podían llegar a ser. 

Pero a la vez y en el caso de Pamela Anderson, se trató de personificar un tipo de fama deshumanizante y agresiva. Ya incluso antes de su tumultuoso matrimonio con Tommy Lee, Anderson era reconocida. Pero después de su boda y del polémico sextape se convirtió en algo más. La repercusión del material, convertido en un suceso mediático sin precedentes, signó su vida en adelante. También, demostró la vulnerabilidad de las figuras públicas de la década frente en los espacios y bajo la presión del mundo online. 

Antes que cualquier otra, Pamela Anderson fue la gran fantasía norteamericana virtual

Pamela Denise Anderson nació en la Columbia Británica el 1 de julio de 1967. Modelo e instructora física, pasó buena parte de su adolescencia intentando incursionar en el mundo de las celebridades de su país. Finalmente, ocurrió casi de manera accidental. En 1989, la futura actriz acudió a un partido de la Canadian Football League en el BC Place Stadium de Vancouver. Allí, una de las cámaras del estadio la enfocó mientras bailaba. De inmediato, la multitud aplaudió y vitoreó a la desconocida Anderson, que se convirtió en una rareza publicitaria. 

Ese mismo día, la marca cerveza Labatt le ofreció la oportunidad de ser su imagen y dos semanas después firmó un contrato de exclusividad. Pero sería octubre de 1989 cuando su carrera comenzaría a despuntar: fue la portada del mes de Playboy. Lo demás, fue una vertiginosa carrera frente a la cámara. En 1990, y una vez radicada en Los Ángeles, fue playmate en febrero de ese año. En 1991, apareció en dos ocasiones en la serie Married… with Children. Sus pequeños cameos terminaron por abrirle paso al papel que marcaría un antes y un después en el mundo de la actuación. En 1992, fue contratada para interpretar un personaje de reparto en el programa Los vigilantes de la playa. Pamela Anderson encarnaba a la salvavidas C.J. Parker. Su icónica imagen de la típica chica californiana se convirtió en un emblema reconocible en la cultura pop. 

El programa, convertido en un éxito de audiencia, transformó a Pamela Anderson en una estrella televisiva casi de manera instantánea

El programa, convertido en un éxito de audiencia, transformó a Pamela Anderson en una estrella televisiva casi de manera instantánea. Hasta 1997, la actriz fue el rostro más reconocible del show. También una de las figuras más importantes del mundo del entretenimiento estadounidense. En 1995 se convirtió en la actriz mejor pagada del medio, lo que coincidió con su matrimonio con Tommy Lee, baterista de Mötley Crüe. La relación entre ambos se convirtió en obsesión de los medios y más tarde, en el primer indicio de las futuras celebridades online.

Para 1996, la pareja era el centro de la atención de medios y el público. La aparición del ya célebre video sexual los encumbró en un tipo de celebridad mundial inesperada que terminó por sobrepasar cualquier previsión. El video se convirtió en el material con más ventas de la historia del cine erótico estadounidense. Y Pamela Anderson en un icono sexual de la cultura de masas. 

El declive de la estrella

A pesar de eso, el controversial éxito del video no repercutió en la carrera de Pamela Anderson. En 1997, y en mitad de una batalla legal doméstica con Tommy Lee, la actriz abandonó Los vigilantes de la playa para intentar una carrera cinematográfica. Antes, había protagonizado la película Barb Wire de David Hogan, un fracaso de taquilla. Sus siguientes intentos no fueron mejores. Al final, Pamela Anderson regresó a la televisión con la serie VIP, que protagonizó desde 1998 hasta 2002. 

No obstante, la sombra del escándalo del video sexual le acompañó durante sus últimas décadas. Su carrera televisiva se ha limitado a un puñado de apariciones especiales en distintos programas sin mayor éxito. Después de su matrimonio con Tommy Lee, Anderson ha tenido una tumultuosa y pública vida sentimental, que incluyen cuatro divorcios. También, polémicas declaraciones sobre temas sensibles como el caso de Harvey Weinstein, la independencia de Cataluña o el poder del porno. Mucho más relevante ha sido su participación en campañas medioambientales y del estilo de vida vegano. 

Al final, Pamela Anderson — su vida y carrera — parece ser un reflejo de su momento más escandaloso. Una versión que la serie Pam & Tommy muestra desde un curioso e inteligente punto de vista.