Vodafone se enfrenta a un nuevo obstáculo en su intención de fusionar la compañía tras anunciar unos resultados correspondientes al cuarto trimestre de 2021 no tan favorables en cuanto a ingresos por servicios. Estos, en concreto, disminuyeron un 1,6% respecto al mismo periodo del año anterior. Los malos resultados frente a otras operadoras hicieron resurgir los rumores sobre la posible fusión entre Vodafone y MásMóvil. Sin embargo, parece que hay otro candidato interesado en hacerse con la compañía española de telecomunicaciones: Orange.

Según Expansión, tanto Orange como MásMóvil están estudiando fusionarse en España con una integración del 50%. Se trata de una estrategia que permitirá a la compañía francesa continuar siendo la segunda gran operadora en España. Justo después de Telefónica, que se mantendría en el primer puesto. La fusión, además, serviría para deshacerse de la competencia Low Cost que tanto está amenazado a las principales compañías de telecomunicaciones y operar, en cierto modo, sin preocupaciones, dado a que la integración también dejaría a Vodafone con poca oportunidad de negocio en el país.

De hecho, el repentino inicio de las negociaciones por parte de Orange —todavía en las primeras fases— con el fondo de inversión KKR, que posee MásMóvil, llega tan solo unos días después de que Nick Read, CEO de Vodafone, confirmara la intención de vender o fusionar la compañía para intentar hacer frente a los operadores Low Cost. La integración entre el operador británico y MásMóvil lleva rumoreándose durante años. No obstante, ambas partes siempre lo han desmentido.

Los rumores volvieron a resurgir hace tan solo unas semanas, aunque con una situación un tanto diferente. Según El Economista, el fondo de inversión de MásMóvil estaría interesada en una fusión a través de intercambio de acciones. No obstante, solo con la condición de que sea el operador amarillo quien controle a Vodafone, y no al contrario, como estaba previsto.

Con la fusión de Orange y MásMóvil, Vodafone se queda sin opciones

En el caso de que se confirme la integración entre Orange y MásMóvil, Vodafone se quedaría sin una opción de fusión que le permita competir directamente con los principales operadores. Su única opción sería vender, lo que podría ocasionar una retirada del mercado español. Esto dejaría, por lo tanto, a dos grandes operadores compitiendo entre sí. Por un lado, Telefónica, quien posee marcas como Movistar, O2 o Tuenti. Por otro lado, Orange / MásMóvil, quienes también cuentan con diferentes marcas que ofrecen ofertas de fibra, móvil y otros servicios.

Todavía está por ver, eso sí, cómo pueden afectar las regulaciones de las compañías de telecomunicaciones en España a este posible movimiento por parte de Orange y MásMóvil. Sobre todo, teniendo en cuenta que la fusión supondrá una reducción de la competencia que podría perjudicar a los clientes.