Se habían filtrado en numerosas ocasiones. Pero no ha sido hasta ahora cuando la marca china ha decidido retirar oficialmente el velo a sus dos nuevos smartphones de referencia. Me refiero, cómo no, a los Oppo Find X5 y Find X5 Pro, dos teléfonos que ven la luz a las puertas del Mobile World Congress con la recurrente ambición de posicionar a la marca como una referencia en la gama alta.

Oppo, recordemos, se ha ido abriendo paso en el mercado español durante los últimos años, llegando incluso a consolidarse entre las cinco marcas principales del país. Por delante tienen a Xiaomi, indiscutible referente en el segmento económico –el que más ventas genera en España–; a Apple, líder absoluto en el mercado premium; y a Samsung.

Los Oppo Find X5 y X5 Pro, al menos en el mercado español, tienen una relevancia limitada. Más simbólica que económica, podríamos decir. Y la clave no está en la calidad del producto, sino en el rango de precios en el que se posicionan. 

España es un mercado especialmente sensible al precio en comparación con otros países europeos. Más de la mitad de los teléfonos que se venden cada trimestre cuestan menos de 500 euros. Y, si nos vamos a los segmentos más altos, quien se queda con casi todo el pastel no es otra que Apple.

Para una marca como Oppo, por lo tanto, los Find X5 probablemente sean más un escaparate con el que cultivar su imagen de marca que un éxito de ventas. Sin embargo, eso no es lo que la compañía probablemente busque de cara a futuro. Como en cualquier otra empresa del sector, en el seno parece existir la ambición de quedarse con porciones del pastel que representa la gama alta –la más jugosa en cuanto a margen de beneficios–. Y, de hecho, es fácil identificar una estrategia que recuerda bastante a la que vimos en Huawei durante varios años. ¿En qué consiste? Básicamente, en ir subiendo peldaños poco a poco hasta llegar al más alto de todos.

La estrategia que Oppo replica de Huawei

El primer paso de esta estrategia es atraer usuarios hacia tu marca con un producto de gama media competitivo que a su vez tenga vínculos con tus productos de referencia –en el diseño, la nomenclatura, etc.–. Con ello, no solo das a conocer a tu marca; también comienzas a construir una base de confianza en la misma que es clave para atacar con éxito los segmentos más altos del mercado. 

En el caso de Huawei, dicho papel lo interpretó el P8 Lite, que resultó un éxito en ventas –al igual que varios de sus sucesores–. En el caso de Oppo, se podría decir que el Find X3 Lite del pasado año ha sido quien ha actuado como la punta de lanza de la marca.

El siguiente paso es lanzar un producto de alta gama que también sea competitivo, tenga aún más lazos con tu producto de referencia, pero, eso sí, quede un peldaño por debajo en precio de tu principal competencia. La clave aquí es hacer los sacrificios correctos para poder rebajar el precio al sweet spot.

En el caso de Huawei, el P10 fue un buen ejemplo de esta estrategia. El teléfono no estaba a la altura del iPhone o el Galaxy coetáneo, pero, posicionándose un peldaño por debajo y compartiendo muchos elementos con los productos inmediatamente superiores, logró una buena acogida. En el caso de Oppo, el Find X5 apunta a ser el encargado de interpretar este papel. Mantiene muchísimas similitudes con el Find X5 Pro pero, en precio, se sitúa por debajo de los 1.000 euros.

Si los dos pasos previos resultan exitosos y eres capaz de producir un teléfono a la altura de los mejores, entonces tendrás todos los ingredientes para empezar a luchar –de verdad– por el mercado de alta gama. Que tengas éxito o no depende de muchos factores; pero, al menos, sí tendrás una base sobre la que poder perseguir ese éxito.

En el caso de Huawei, el P30 Pro fue el primer paso en esta tercera etapa. Sin embargo, todo lo ocurrido con Estados Unidos acabó dinamitando la estrategia que venía cimentando durante años en Europa. En el caso de Oppo, aún está por ver cuál será el producto que interprete este papel.

¿Y cómo son los Oppo Find X5 y X5 Pro?

Expuesta esta estrategia, la pregunta clave es: ¿tiene el Oppo Find X5 lo necesario para convertirse en ese canalizador que permita a la marca luchar en los segmentos más altos del mercado?

Oppo Find X5 ProOppo Find X5
PantallaLTPO AMOLED de 6,7 pulgadas, 10 bits, QHD+ y 120 Hz dinámicosAMOLED de 6,55 pulgadas, FullHD+ y 120 Hz dinámicos
Cámara principal50 MP con estabilizador de cinco ejes y objetivo de apertura f/1,750 MP con estabilizador de dos ejes y objetivo de apertura f/1,8
Ultra Gran Angular50 MP con objetivo de apertura f/2,250 MP con objetivo de apertura f/2,2
Teleobjetivo13 MP con objetivo de apertura f/2,4 y zoom de 2 aumentos13 MP con objetivo de apertura f/2,4 y zoom de 2 aumentos
Cámara frontal32 MP con objetivo de apertura f/2,4 y sensor RGBW32 MP con objetivo de apertura f/2,4
Grabación de vídeoHasta 4K y 60 FPS con la cámara principal; 1080 y 30 FPS con la cámara frontalHasta 4K y 60 FPS con la cámara principal; 1080 y 30 FPS con la cámara frontal
ProcesadorSnapdragon 8 Gen 1Snapdragon 888
RAM12 GB8 GB
Almacenamiento256 GB256 GB
Batería 5.000 mAh4.800 mAh
Velocidad de carga80 W por cable; 50 W inalámbricamente80 W por cable; 30 W inalámbricamente
AudioDolby Panoramic SoundDolby Atmos
Conectividad5G, Bluetooth 5.2, Dual SIM, eSIM, GPS, GLONASS, QZSS, BeiDou y USB-C5G, Bluetooth 5.2, Dual SIM, GPS, GLONASS, QZSS, BeiDou y USB-C

Las diferencias entre los Oppo Find X5 y X5 Pro, como se puede observar en la tabla, se reducen principalmente a seis aspectos:

  • El procesador. Tenemos un Snapdragon 8 Gen 1 en el X5 Pro y un Snapdragon 888 –el chip de referencia del 2021 en el mundo Android– en el modelo estándar.
  • La pantalla. Ambas son AMOLED, tienen una tasa de refresco de 120 Hz dinámicos, etc. Sin embargo, la del X5 Pro, además de ser un poco más grande, tiene más resolución (QHD) y es capaz de rebajar su tasa de refresco a niveles inferiores.
  • La RAM. 12 GB en el X5 Pro; 8 GB en el estándar.
  • Tanto la batería como la velocidad de carga. 5.000 mAh en el X5 Pro; 4.800 en el estándar. La velocidad de carga por cable es la misma, pero, inalámbricamente, el X5 Pro va más allá logrando hasta los 50 W.
  • El recubrimiento de la parte trasera. Las líneas son similares, pero tanto los acabados como el recubrimiento del módulo fotográfico varía.
  • La cámara principal varía levemente en el sistema de estabilización y en la apertura del objetivo, aunque el sensor es exactamente el mismo.

Tanto uno como otro incorporan el chip MariSilicon desarrollado íntegramente por Oppo. Este interviene en múltiples labores relacionadas con la fotografía, buscando refinar los resultados que capta un sensor fotográfico que, ya de por sí, es bastante prometedor.

La marca hace especial énfasis en las capacidades fotográficas nocturnas tanto en vídeo como en fotografía. Y, aunque en las demostraciones en entornos controlados, los resultados son bastante buenos, habrá que poner a prueba dichas afirmaciones en situaciones más diversas.

Una de las claves de la estrategia fotográfica tras los Oppo Find X5, por cierto, es la asociación con Hasselblad que heredan de OnePlus, marca perteneciente al grupo. Encontramos muchos detalles, como modos que alteran la interpretación de color, la posibilidad de disparar con un modo que trata de emular una fotografía más analógica o incluso los sonidos de cámara de la icónica marca.

En la mano, los dos teléfonos se sienten especialmente bien. De hecho, resulta complicado diferenciarlos a simple vista. Personalmente, eso sí, he de admitir que el X5 Pro en blanco tiene un leve extra de refinamiento que le hará conquistar corazones. Su trasera es súper atractiva.

¿Cuánto costarán?

Estos dos teléfonos llegarán a las tiendas en las próximas semanas en versiones de 256 GB únicamente. Estarán disponibles en un amplio número de distribuidores y se comercializarán por 999 en el caso del Find X5 y 1299 en el caso del X5 Pro.

El Oppo Find X5 es, sin duda, el que más potencial de éxito tiene. Tendrá que rivalizar con el Galaxy S22 Plus, su principal rival. Sobre el papel, el Samsung tiene ventajas como un procesador más reciente o un zoom de mayor alcance; el Oppo, en cambio, tiene ventajas como un precio inferior o una velocidad de carga superior. También tendrá que competir con los iPhone 13, que cosechan muchísimas ventas en este rango de precios.

El Oppo Find X5 Pro, por otra parte, tendrá que enfrentarse a productos como el S22 Ultra o el iPhone 13 Pro Max. Y, aunque tiene virtudes, sí es cierto que lo tendrá mucho más complicado que el modelo estándar para lograr éxito en su batalla particular.