Las gafas de Apple, previstas para anunciarse a finales de este año o principios de 2023, llegarán con un nuevo sistema operativo llamado realityOS. Al menos, así lo revelan los registros de carga en la App Store y varios repositorios ocultos en GitHub, según han podido comprobar algunos desarrolladores.

Si bien no se han filtrado detalles sobre las funciones de realityOS, el propio nombre y el hecho de que se haya listado en el código fuente, son puntos suficientes para obtener información importante acerca de este supuesto sistema operativo. En primer lugar, el nombre de realityOS es una clara referencia a la tecnología de realidad virtual o realidad aumentada. Son dos de las funciones principales de las próximas gafas de Apple.

Por otro lado, que ese mismo nombre aparezca en los registros de carga de la App Store, indican que el sistema operativo tendrá su propia tienda de aplicaciones. El hecho de que incluya apps propias es algo que ya reveló Mark Gurman, de Bloomberg, en uno de sus boletines semanales. La función está claramente enlazada a la posibilidad de utilizar el visor sin necesidad de tener un iPhone conectado.

El desarrollador Steve Troughton-Smith también ha revelado en su perfil de Twitter que realityOS cuenta con una especie de simulador. Este, supuestamente, permitirá a los desarrolladores probar sus respectivas aplicaciones de realidad aumentada antes de publicarlas.

Lo que sabemos sobre las gafas de Apple

Concepto de las Apple Glasses de Eunho Kim

Según reportes, Apple planea anunciar sus primeras gafas de realidad virtual y aumentada a finales de 2022 o inicios de 2023, aunque podrían no salir a la venta hasta meses después como parte de una estrategia de la compañía para evitar que las fugas deshagan la expectación de los usuarios. Las filtraciones, sin embargo, ya han revelado multitud de detalles sobre este dispositivo.

Se espera que las gafas de Apple incluyan un procesador de potencia similar a los chips ARM que la compañía incluye en sus Mac, aunque también integrará un SoC menos potente para el uso de los sensores. Estos, en concreto, serán capaces de detectar los movimientos de las manos o los objetos del entorno. El visor de realidad mixta de la compañía también incluirá dos pantallas con resolución 4K para poder ver contenido en realidad aumentada. Respecto al precio, Bloomberg menciona que las gafas costarán entorno a los 2.000 dólares, un precio ligeramente inferior al que se había filtrado anteriormente.