Meta no lo está pasando muy bien últimamente. La caída de usuarios por primera vez desde que presenta resultados trimestrales, unido a la polémica sobre su posible salida de la Unión Europea (ya desmentida por la propia compañía), han copado los titulares. La caída de usuarios ha tenido una respuesta también en los mercados, haciendo que Meta se deje por el camino una buena porción de su capitalización.

El martes, la compañía cerró por primera vez en el mercado con una capitalización por debajo de los 600 mil millones de dólares, una cifra que no veía desde mayo de 2020. La caida de cerca del 2.1% de su valor, ha supuesto que su capitalización haya rozado este martes los 599 mil millones de dólares. Mala noticia para los inversores, pero no tan mala para Meta.

¿La razón? La futura regulación antimonopolio. La nueva legislación norteamericana, en vías de aprobación, tiene ciertos umbrales que obliga a hacer una revisión más exhaustiva de las compañías con cierta capitalización bursátil. Un umbral que, si se supera, hace que esté bajo un escrutinio mayor en lo que a fusiones y adquisiciones se refiere. Es decir, se mirará con lupa cualquier adquisición que realizan las grandes corporaciones para evitar desequilibrios en el mercado.

Una mala noticia para los inversores de Meta, no tan mala para la compañía

Básicamente, si Meta se mantuviese por debajo de ese umbral de capitalización, podría pasar más desapercibido ante los reguladores si la nueva norma finalmente se convierte en el estándar de las leyes antimonopolio norteamericanas. Algo que le pondría en una ventaja frente a otras grandes que en ocasiones luchan por sus adquisiciones. Compañías como Amazon, Alphabet, Apple e incluso Microsoft quedarían sujetos a las nuevas reglas, incluyendo la reciente adquisición de Activision Blizzard, por ejemplo.

No obstante, no es algo para cantar victoria. De aprobarse, las nuevas normas de competencia de los Estados Unidos tardarían todavía mucho tiempo en ser de aplicación. Tiempo suficiente en el que, previsiblemente, Meta recupere su capitalización, y por tanto, vuelva al club de las compañías bajo especial vigilancia.

Además, no está claro que los umbrales actuales de capitalización se mantengan si entran en vigor estas reformas. Las nuevas reglas continuarían aplicándose a las plataformas durante un período de tiempo después de que caigan por debajo del umbral de capitalización de mercado. Y de hecho, una de las útiles cifra la capitalización en 550 mil millones de dólares.