Meta asegura que "no es cierto" que hayan amenazado con abandonar Europa y cerrar tanto Facebook como Instagram en el continente, pese a las declaraciones publicadas en su informe anual. La compañía, en concreto, revelaba que si no podían transferir datos de usuarios europeos a Estados Unidos, no podrían ofrecer "algunos de sus productos más importantes en Europa", como ambas redes sociales.

Markus Reinisch, vicepresidente de políticas públicas de Meta en Europa, sugiere en un comunicado que las declaraciones publicadas en el informe 10-K se han malinterpretado. Alega que la compañía, como cualquier otra que cotiza en bolsa, está obligada a compartir los "riesgos materiales" a sus inversores. Por lo tanto, y tal y como hicieron en otras ocasiones, en el informe mostraron su "incertidumbre" sobre la regulación de la transferencia de datos de usuarios de la Unión Europea a Estados Unidos y los daños que supondría esta medida para Meta. Pero que esto no quiere decir que planeen echar el cierre a Facebook e Instagram en Europa.

"No tenemos absolutamente ningún deseo de retirarnos de Europa; por supuesto que no. Pero la simple realidad es que Meta, como muchas otras empresas, organizaciones y servicios, depende de las transferencias de datos entre la UE y los Estados Unidos para operar nuestros servicios globales".

Asegura Reinisch en un comunicado.

Meta mantiene que la transferencia de datos es necesaria para el funcionamiento de sus servicios

Meta, pese a negar abonar el mercado europeo, continúa mostrando su preocupación ante la posible suspensión de la transferencia de datos entre Europa y Estados Unidos. Mantiene que los mecanismos de transferencia de datos de usuarios entre ambas regiones "sustentan la economía global y apoyan muchos de los servicios que son fundamentales para el día a día". La Comisión Europea, sin embargo, duda que Privacy Shield, la solución para poder llevar a cabo estas transferencias, mantenga las garantías de privacidad de los datos de usuarios europeos una vez llegan a Estados Unidos. De hecho, este acuerdo fue anulado en 2020 por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea. Meta continúa reclamando una solución que no limite esta práctica.

"Al igual que otras empresas, marcas y organizaciones comerciales internacionales y europeas, esperamos ver un progreso continuo en las negociaciones para un reemplazo del Escudo de Privacidad para proteger las transferencias de datos transatlánticas, garantizar una sólida protección de la privacidad y mantener conectadas a las comunidades, economías, empresas y familias globales".