Tener un buen dominio de internet es una parte transcendental para el marketing de cualquier empresa. Y si bien no garantiza que el emprendimiento tenga éxito, sí es la puerta de acceso al público y los clientes o inversores. Sin embargo, no todas las compañías pueden ganarse el control del dominio más representativo de su negocio, sin importar qué tan poderosas e importantes sean. Y eso habría ocurrido con Bird, la firma de bicicletas y patinetes eléctricos, y Bird.com.

Bird.com era uno de los dominios de internet más buscados y, por ende, de los mejores cotizados. Pero lo realmente peculiar es que ha sido protagonista de un verdadero culebrón durante el último año, hasta finalmente encontrar a su nuevo dueño. Sin dudas, Bird.com podría ser el dominio de ensueño para Bird, pero su destino ahora está bajo el ala de MessageBird, una compañía neerlandesa de comunicaciones.

¿Cuál es la historia tan particular detrás de Bird.com?, se preguntarán. Según Domain Name Wire, el dominio formó parte de una muy publicitada subasta en febrero del 2021. El mismo terminó siendo parte de un paquete —junto a Fish.com y Tattoo.com— que se vendió en casi 5 millones de dólares. De los tres, solo Bird.com estaba valuado en la impactante cifra de $2.5 millones.

Los primeros comentarios en el ambiente fueron que el dominio había sido comprado por Bird. Era lo más lógico, al fin y al cabo. Sin embargo, dicha posibilidad se echó rápidamente por tierra cuando la misma persona adquirió los otros dos dominios que terminaron siendo parte de la transacción. En principio no se supo demasiado del protagonista del negocio, solo que utilizó una dirección IP registrada en Queenstown, un minúsculo pueblo en Maryland, Estados Unidos.

Sin embargo, la historia tuvo un giro inesperado meses más tarde, cuando se conoció que el comprador —identificado como David Lizmi— fue demandado por no pagar los dominios en cuestión.

Bird.com se le podría haber 'escapado' a Bird

Photo by John Schnobrich on Unsplash

Así las cosas, todo parecía dado para que Bird tenga una nueva oportunidad de quedarse con el ansiado dominio. En noviembre pasado, otra vez se subastó Bird.com pero no se dieron a conocer detalles sobre su nuevo dueño. Sin embargo, las pruebas comenzaron a apuntar hacia los Países Bajos, pues se trataba de la nueva ubicación que aparecía en WhoIs. Y así es como MessageBird se mete en esta historia.

Estamos hablando de una compañía neerlandesa dedicada a las comunicaciones en línea. Sus servicios son utilizados por una gran variedad de clientes en todo el mundo, entre los que se incluyen grandes nombres como Meta (Facebook y WhatsApp), Uber, Google, Airbnb y Glovo, entre otras. Y, desde hace algunos días, MessageBird B.V. ha quedado efectivamente registrada como la nueva dueña de Bird.com.

No queda claro si Bird realmente ofertó para quedarse con el dominio en cuestión, aunque Tech.eu lo da por hecho. No sería raro que fuese así; después de todo, los californianos utilizan bird.co, y bien podrían haber pensado en obtener el dominio subastado para contar con una presencia más convencional en línea. Además, existen rumores de que Bird.com se habría vendido por una cifra superior a los 10 millones de dólares, lo que se podría considerar como un indicio de una (hipotética) fuerte puja entre distintos interesados en tomar posesión.

Sea como sea, hoy el dominio en cuestión aún no redirige al sitio web de MessageBird o al de alguno de sus productos. El sitio web solo muestra el mítico clip de Family Guy en el que Peter enloquece a todos cantando Surfin' Bird, de The Trashmen. Esto no necesariamente significa que se quede así por siempre, a menos que los nuevos poseedores de Bird.com hayan tenido presupuesto de sobra para gastarlo en un meme.