A medida que el patinete eléctrico crece en popularidad, surgen nuevos desafíos sobre su circulación en ciudades. Uno de ellos es evitar que los usuarios los utilicen en zonas prohibidas o de riesgo. En este sentido, la compañía estadounidense Bird empezará a probar una tecnología en sus VMP para que no circulen por las aceras.

La solución, denominada Smart Sidewalk Protection, ya se está presente a modo de prueba en Milwaukee y San Diego, Estados Unidos. Pero empezará a probarse en Madrid a principios de 2022. Esta utilizará una combinación de sensores, sistemas de posicionamiento y mapeo de las aceras para saber con exactitud por dónde está circulando un patinete eléctrico.

De esta forma, el sistema detectará si un usuario se desvía hacia una acera. En caso que esto ocurra, el patinete eléctrico mostrará una advertencia en la pantalla y recomendará abandonar esa superficie de riesgo. Pero por si esto fuera poco, el VMP de Bird también emitirá una serie de alertas sonoras y enviará notificaciones al smartphone vinculado.

Conduce tu patinete eléctrico fuera de la acera o se detendrá

En caso que el usuario siga conduciendo por la acera, el patinete eléctrico reducirá su velocidad hasta finalmente apagar su motor. Se supone que Bird confía ciegamente en su tecnología de detección, ya que si el sistema falla por tan solo unos centímetros el vehículo podría detenerse en una vía con tráfico, algo que podría causar un accidente.

Madrid será la primera ciudad de Europa en empezar a probar la tecnología Smart Sidewalk Protection. Precisamente, la normativa estatal que regula a los VMP prohíbe que estos circulen por aceras, pero también por carriles bici, vías interurbanas, autopistas, autovías, travesías y túneles urbanos, y existe la posibilidad de que próximamente deban contar con un seguro obligatorio.

Crédito: Bird

Cómo funciona la solución de Bird

Bird asegura que su sistema Smart Sidewalk Protection, desarrollado junto a U-Blox, es capaz de funcionar múltiples flujos de datos para lograr una medición de la ubicación de alta precisión del patinete eléctrico. Este sistema está conformado por un receptor GNSS de múltiples constelaciones de banda dual que admite GPS, Galileo, GLONASS y BeiDou , y es más preciso que las soluciones estándar.

Los datos de posicionamiento ultraprecisos son procesados en tiempo real con la velocidad, aceleración, orientación espacial y otros valores captados por el sensor IMU del patinete eléctrico. Esto se combina con el mapeo de alta precisión desarrollado previamente y permite identificar si el VMP está circulando por una zona prohibida.