En su crítica de la primera temporada de This Is Us (nueva temporada disponible en exclusiva en Star+), Variety apuntó que la serie “tenía el potencial de hacer llorar a cualquiera”. La frase pareció una exageración en medio de una época con una oferta televisiva cada vez más abundante. Pero resultó que la historia de la familia Pearson, contada en retrospectiva y desde varios puntos de vista, no solo era un relato conmovedor. También era una cuidada pieza de guion que usa los mejores recursos a su disposición para crear una premisa poderosa.

This Is Us no recurre a los clichés del melodrama televisivo. En lugar de eso, lleva los inevitables lugares comunes a una dimensión nueva, moderna y fresca que sorprende por su eficacia y pulcritud. 

Después de todo, This is Us bebe de lo mejor de la tradición de las series dramáticas de la historia televisiva norteamericana. La premisa de una familia disfuncional o que atraviesa una tragedia es un clásico inevitable. Pero en realidad, la serie es mucho más que eso. El brillante y bien construido guion es un recorrido emocional que equilibra con cuidado la ternura y la nostalgia. Lo hace con una estructura narrativa poco común que permitió mantener el interés sobre sus diversas líneas narrativas a través de cinco temporadas. 

This is Us formula una concepción sobre el dolor, el sufrimiento y el duelo que atraviesa varios espacios distintos. Desde tópicos actuales como la violencia estética, la segregación hasta universales como el duelo. La serie ha logrado que su argumento sea lo suficientemente amplio como para profundizar en variados temas sin perder belleza. En especial, cuando el comentario político y cultural se hizo más fuerte e inevitable. Para This is Us, la narración de dolores colectivos se mezclan con algo más íntimo. Lo cual es probablemente el motivo de su capacidad para asombrar y conmover hasta las lágrimas. 

La historia de tres hermanos y una muerte dolorosa 

En el 2015, el escritor Dan Fogelman imaginó la historia de una familia que atravesaba dos pérdidas dolorosas a lo largo de cuatro décadas. Para entonces, This Is Us era el guion de una película y Fogelman dedicó buena parte de ese año a estructurar una historia sólida. Pero debido a su creciente complejidad (la premisa inicial incluía ocho hermanos en lugar de tres), la historia se hizo complicada de vender. Después de un contrato millonario con FOX, la cadena vendió This is Us a NBC, quien finalmente ordenó un piloto. ¿La condición? La familia central de la premisa debía tener menos miembros y la historia ser más conmovedora. 

Para Fogelman se trató de un asunto de guion. De modo que volvió a sus viejos apuntes sobre una familia multiétnica y con un duelo a cuestas para crear un argumento de interés humano. El resultado fue la idea de una muerte neonatal, una adopción sorpresiva y un luto devastador. Para el creador de This is Us, unir todas las ideas en ese escenario requirió de repasar los tropos principales del drama desde puntos de vistas novedosos. El escritor incluso decidió incluir una cuidada travesía a través de temas de actualidad tocados desde un punto de vista orgánico y doméstico. Lo político, cultural y la visión colectiva sobre la moral moderna se hicieron parte esencial de la historia. 

Poco a poco, el programa tomó el cariz de un drama de largo aliento. “Escribí para más de tres temporadas, sin saber si habría otra después de la primera”, contó Fogelman al periodista Robert Bianco. Era una apuesta arriesgada. El primer capítulo era un juego de líneas de tiempo cada vez más extrañas que al final tenían un desenlace inesperado. ¿Podría triunfar un programa sobre los conflictos de tres hermanos y una madre viuda en una época de contenido cada vez más existencialista y complejo? 

No solo triunfó, sino que se convirtió en un hito televisivo a la escala de un fenómeno. La primera temporada fue en un éxito inmediato. Lo mismo que la continuación de una historia dolorosa que aumentó su calidad a medida que se hizo más enrevesada. Para su quinta temporada (filmada entre las complicaciones de la pandemia), This is Us era un hito televisivo. Para el final de su historia, es un suceso colectivo.

La historia de la familia imperfecta de This is Us

Pero el éxito de This is Us es más que una combinación de elementos sensibles. Fogelman se ocupó de reunir un grupo de talento multiétnico que brinda su asombrosa dimensión humana al programa. Desde capítulos dirigidos por Regina King y George Tillman, Jr. hasta la participación de Kay Oyegun y Jas Waters. La serie tiene un fuerte acento en el comentario político construido de forma de un diálogo privado con diversos dilemas de alto impacto sensible. 

Date de alta en Star+ y tendrás acceso a las mejores series y películas exclusivas como Alien, Los Simpson, X-Men y The Walking Dead. Incluye las producciones locales Star Originals y todo el deporte de ESPN, como LaLiga, la Champions o la NBA.

Star+ solo está disponible en Latinoamérica

Por otro lado, Fogelman ha incorporado su experiencia personal al programa. En especial, la experiencia de su hermana Deborah, que ha luchado contra el peso y la violencia estética desde la adolescencia. Para el escritor, This is Us debe responder a la idea de algo más amplio que un mero relato televisivo. “No es casual el titulo”, dijo a The Hollywood Reporter el año pasado. “Esta es la historia de todos. El amor, el dolor, el luto. Todos nos podemos identificar con las emociones de esta hermosa familia”. Quizás, el secreto del éxito de este programa capaz de hacer llorar a cualquiera.