A menos que vivas en una cueva, sabrás que Wordle se ha convertido en un juego ampliamente popular en internet. Tanto que The New York Times, uno de los medios más prestigiosos del mundo, abrió la cartera para comprarlo. De acuerdo a la información de Tech Cruch, el monto de la adquisición alcanza las siete cifras (entre 1 y 9 millones dólares), aunque ninguna de las partes involucradas lo ha especificado.

"Mientras The Times busca entretener a más personas que resuelven acertijos todos los días, especialmente durante estos tiempos de angustia, estamos encantados de anunciar que hemos adquirido Wordle, el estimulante y popular juego de palabras diario que se ha convertido en un fenómeno cultural", informó el medio a través de un comunicado compartido en su web.

¿Que busca el The New York Times con la sorpresiva compra de Wordle? Básicamente, ofrecerlo como parte de su oferta de experiencias de entretenimiento diarias. "Wordle, que ofrece a los jugadores seis intentos para adivinar una palabra misteriosa de cinco letras, se unirá a la cartera de juegos de puzzles originales que desafían a las personas todos los días."

El juego no tiene ni medio año de vida. Fue creado por el desarrollador estadounidense Josh Wardle y vio la luz durante octubre de 2021. Además de su entretenida propuesta jugable, buena parte de su popularidad se debe a que los jugadores tienen la oportunidad de publicar sus resultados a través de Twitter. Esta idea se convirtió en una potente herramienta de marketing para dar a conocer el juego y llegar a una audiencia más amplia.

"Si has seguido la historia de Wordle, sabrás que los juegos del New York Times jugaron un papel importante en sus orígenes, por lo que este paso me parece muy natural. Durante mucho tiempo he admirado el enfoque de The Times sobre la calidad de sus juegos y el respeto con el que tratan a sus jugadores. Sus valores están alineados con los míos en estos asuntos y estoy encantado de que sean los administradores del juego en el futuro", declaró Wardle.

Como suele pasar con este tipo de fenómenos, rápidamente surgieron clones de Wordle que inundaron la App Store y la Play Store de Google. Sin embargo, al menos en el caso de la tienda digital de Apple, las copias fueron eliminadas, ya que violaban las políticas de la App Store.