Desde finales del año pasado y el comienzo de 2022, uno de los temas de conversación recurrente en redes sociales y quizá en otros espacios es la película No mires arriba. La producción de Netflix es una sátira hacia distintos comportamientos contemporáneos, desde el ensimismamiento de los seres humanos, motivados por las redes sociales y otros factores, hasta los pulsos económicos entre unos y otros.

Dentro del relato de No mires arriba, uno de los chistes más usados surgió de un conflicto entre Kate Dibiasky, interpretada por Jennifer Lawrence, y el General Themes, actuado por Paul Guilfoyle. Mientras Kate espera junto con el Doctor Mindy (Leonardo DiCaprio) para ser atendidos en la Casa Blanca, el General Themes les ofrece algo de comida y les cobra diez dólares. Hasta acá, no hay nada extraño. ¿Cuál es el detalle que incomodó a Kate? La comida, dentro de la Casa Blanca, es gratis

Por tanto, Kate vuelve una y otra vez sobre este momento durante la pregunta. La científica no consigue entender por qué el general les cobró por algo que para él no tuvo ningún costo. Dentro de las posibles interpretaciones que se pueden hacer de esto, destacan al menos dos: la influencia de lo militar por sobre lo civil y otro proporcionada por el articulista Kevin Erdmann en Screen Rant, relacionada con la codicia. 

Una posible explicación a uno de los chistes de No mires arriba

Kevin Erdmann trató el momento y el uso del chiste durante No mires arriba. Uno de los puntos que toma dentro de su análisis es cuando Kate está conversando con Yule, el personaje interpretado por Timothée Chalamet. Ella le explica que debió haber sido una suerte de juego de poder, debido a que el general Themes no necesitaba ese dinero. Erdmann interpreta esto como uno de los mensajes implícitos en la producción: “Con toda probabilidad, el cobro general por comida gratis está ciertamente en línea con el mensaje central de la película sobre que los ricos y poderosos toman lo que quieren porque pueden, independientemente de las consecuencias o el impacto en el bien común”.

Lo anterior es resumido por el autor como un “juego sobre la codicia desenfrenada”. Esta definición es importante porque atraviesa distintas fases de la película. Otro de los momentos donde Erdmann reconoce este juego de la codicia se produce cuando hay que tomar una decisión sobre qué hacer en relación con el cometa. En un principio, Estados Unidos atacaría la amenaza para que, al fragmentarla, el impacto contra la Tierra fuera menos dañino. Pero Peter Isherweel, interpretado por Mark Rylance, se opone porque le interesa recolectar los minerales del meteorito para luego comercializar con ellos. Otra muestra de cómo la codicia de unos pocos condiciona el futuro de muchos, aunque sea una ficción.

No mires arriba fue estrenada el pasado 5 de diciembre. Era una de las películas más esperadas para el segundo semestre del 2021. Parte del elenco está conformado por los mencionados Jennifer Lawrence y Leonardo DiCaprio, junto con Cate Blanchett, Meryl Streep, Jonah Hill, entre otras figuras dentro de la industria del cine. La película se puede ver a través de Netflix.