Si te mencionamos al actor Reece Thompson, quizá te resulte complicado —o imposible— recordarlo. Esto se debe a que la principal participación del susodicho ocurrió en Titanic, de James Cameron, hace 25 años. En aquel entonces, sin embargo, Thompson era un pequeño de tan solo 5 años cuyo papel era el "niño irlandés". Aunque no lo creas, el inagotable éxito del largometraje sigue llenando los bolsillos del actor.

En una entrevista con Business Insider que data de 2018, Reece Thompson reveló que, hasta la fecha, sigue recibiendo pagos por aparecer en Titanic. Cada trimestre, recibe cheques de entre $100 y $300 dólares. Nada mal para ser una actividad que desempeñaste en tu infancia. En 1997, por cierto, Thompson y su familia recibieron un pago de $30.000 dólares, que son aproximadamente 26.000 euros o $600,000 pesos mexicanos.

La historia de Thompson, no obstante, pudo ser muy diferente. En los noventas, su representante ofreció a su madre dos opciones: tener un rol menor en Titanic o protagonizar un anuncio de combustibles. Otras personas habrían elegido la segunda alternativa por el protagonismo, pero la madre se decantó por el filme de James Cameron.

"Mi madre solo decía: 'Vamos a hacerlo y ya está. Va a ser divertido. Aunque la película sea muy mala, veremos'. Evidentemente, acabó por ser un pelotazo, así que desde luego que no tomó una mala decisión", declaró el actor.

Para Thompson, lo más complicado para su papel en Titanic fue hacer el acento de un irlandés. "Si lo escuchas con atención, no suena demasiado irlandés. Solo suena suave. Recuerdo que intentaba imitar lo que el asesor lingüístico me decía… Es lo máximo que logré acercarme."

Ahora bien, cómo es que los actores de Titanic siguen recibiendo dinero después de tanto tiempo. En realidad, la explicación es sencilla. La película se mantiene generando dinero por la venta del formato físico, por disponibilidad en plataformas de streaming o cualquier uso de licencia relacionado con la marca. No debemos olvidar, además, que Titanic es uno de los filmes más exitosos de todos los tiempos. Antes de ser superada por Avatar, también de James Cameron, era la más taquillera de la historia.