Meta (anteriormente conocida como Facebook), no parece librarse de la demanda por monopolio que la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos (FTC, por sus siglas en inglés) inició en 2020. Según The New York Times, un juez ha permitido que las acciones legales emprendidas contra la compañía, que fueron desestimadas en 2021 por el tribunal federal, continúen su curso. Esta decisión supone una segunda oportunidad para llevar a cabo lo que podría ser uno de los golpes más duros para la empresa fundada y dirigida por Mark Zuckerberg.

La demanda se inició a finales de 2020, cuando la FTC, junto a 48 estados del país, acusaron a la entonces llamada Facebook de incumplir las leyes antimonopolio. Principalmente, por utilizar su poder y su dinero para adquirir tanto Instagram como WhatsApp. Amas compañías, recordemos, funcionaban de forma independiente. Sin embargo, la ahora llamada Meta las adquirió en 2012 y 2014 respectivamente. La Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos dejó claro que la finalidad de estas compras era deshacerse de sus rivales. Estos, en aquel momento contaban con una posición muy inferior a la de Facebook, pero con mucho potencial y un cada vez mayor número de usuarios.

El objetivo FTC siempre ha sido anular las compras de ambas plataformas, así como prohibir a Facebook "participar en otras prácticas anticompetitivas que le ayuden a dominar el mercado de las redes sociales personales", como castigo por violar las leyes antimonopolio de Estados Unidos. La demanda, sin embargo, se desestimó meses después por no ofrecer pruebas suficientes que demostraran el monopolio de Facebook.

Una segunda oportunidad para la FTC y su demanda contra Meta

Mark Zuckerberg, CEO de Meta.

La Comisión Federal de Estados Unidos volvió a presentar la solicitud en agosto, tan solo unas semanas después de la desestimación del caso. Esta vez, con datos "mucho más sólidos y detallados que antes", según James Boasberg, juez federal de Estados Unidos. Entre estos datos, destacan información de Comscore que muestran cómo Facebook había dominado el mercado de las redes sociales con un 70 % de cuota desde 2016. Al parecer, porcentaje lo suficientemente elevado como para activar las alarmas antimonopolio.

Esto ha permitido que la FTC pueda avanzar en su lucha contra el abuso de poder de la ahora llamada Meta y su intención de revertir las compras de Instagram y WhatsApp. Esta vez, dejando de lado una de las acusaciones que se describían en la demanda inicial, la de que Facebook incumplió las leyes antimonopolio al prohibir que plataformas de terceros se conectaran a sus redes sociales si también incluían accesos a servicios de su competencia. La demanda, eso sí, tiene un largo camino por recorrer. No obstante, la decisión del juez es un punto a favor para la FTC y puede suponer un problema más para Meta.

Meta responde

La compañía de Mark Zuckerber, sin embargo, alega que la FTC tiene "una tarea difícil" en su lucha por demostrar que Meta ha abusado de su posición dominante para adquirir dos de sus competidores. Destacan, además, que la compra de WhatsApp e Instagram también han beneficiado a la competencia, usuarios y empresas.

"Estamos seguros de que la evidencia revelará la debilidad fundamental de las afirmaciones. Nuestras inversiones en Instagram y WhatsApp los transformaron en lo que son hoy. Han sido buenos para la competencia y buenos para las personas y empresas que eligen usar nuestros productos".

Ha asegurado un portavoz de Meta (Facebook) a The Verge.