Wordle, el juego que consiste en adivinar una palabra de cinco letras cada día, ha inundado las redes sociales de cuadrados de colores grises, amarillos y verdes, con el fin de que los jugadores muestren su progreso diario. Algo que parece haber incentivado a muchos otros usuarios a jugar. Si bien esta especie de pasatiempos que solo funciona a través del navegador lleva más de un año disponible, no ha sido hasta 2022 cuando su popularidad se ha disparado, y las copias no han parado de aparecer desde entonces.

Algunos los clones de Wordle funcionan de manera similar al juego original. Uno de ellos, por ejemplo, ofrece prácticamente la misma interfaz y mecánica, pero cambiando el idioma de inglés a castellano. Algo que no parece preocupar a los usuarios, dado a que también se mantiene como una opción gratuita y sin publicidad. El problema, es que muchos desarrolladores han aprovechado la fiebre de Wordle para lanzar versiones idénticas que incluyen publicidad o, incluso, una suscripción, con el objetivo de generar ingresos. En Google Play Store también hay cientos de apps que ya imitan a la versión original, algunas de ellas ya han sido eliminadas.

La historia de Wordle, de hecho, recuerda mucho a la de Flappy Bird, un juego muy popular que fue eliminado de las tiendas de aplicaciones a petición de su creador. Tras este acontecimiento, los clones no dejaron de aparecer en Google Play y App Store, obligando a ambas compañías a eliminar todos aquellos que se asemejaban a la versión original.

El juego original de Wordle no tiene app para iOS o Android.

Uno de los ejemplos que más repercusión ha tenido es la app creada por el desarrollador Zach Shakked, quien publicó en la App Store una app llamada "Wordle - The App". Esta funcionaba de manera muy similar a Wordle, pero añadía una suscripción anual de 30 dólares para que el usuario pueda adivinar un número ilimitado de palabras durante el día, en vez de una palabra cada 24 horas, como el juego original. La popularidad de la app, según destacó Shakked en un tweet, se disparó en apenas unas horas después de su publicación, pero la idea no pareció gustar a muchos internautas, quienes acusaron a Shakked de estafador por cobrar algo que debe ser gratuito. Apple, ante la avalancha de críticas, decidió eliminar la aplicación.

Tan solo unas horas después de que la desaparición de la app que imitaba a Wordle con una suscripción de pago, Shakked publicó una serie de tweets alegando que su intención era convertir su juego en algo diferente a la versión original. El desarrollador dice que inicio su proyecto después de darse cuenta de que Wordle era una copia de otros juegos y que su marca no estaba registrada. Su plan inicial era generar algo de dinero creando algo similar en un fin de semana, según indica. "Usé una interfaz de usuario similar porque hice la aplicación en un FIN DE SEMANA. Ya estaba trabajando en una actualización con una interfaz de usuario diferente", asegura en una de sus publicaciones.

Respecto a la suscripción de 30 dólares al año, Shakked dice que era opcional y no abusiva, y que muchos de sus usuarios que descargaron su clon de Wordle decidieron no pagar. Finalmente, decidió disculparse. "Me doy cuenta de que crucé una línea. Y seguramente, seguramente, nunca volveré a hacer nada remotamente parecido a esto. La he jodido". Según The Verge, Apple también ha eliminado varias aplicaciones que copiaban a Wordle y estaban publicadas en la App Store.