Cuando Disney estrenó Viuda Negra de forma simultánea en cines y Disney Plus a mediados de 2021, corría el riesgo de resultar perjudicada por la piratería. ¿Por qué? La disponibilidad en el servicio de streaming facilitaba crear y distribuir copias ilegales a través de internet. Medio año después, al fin se conoce el daño económico que sufrió la empresa del ratón Mickey. Como se esperaba, la cifra es estratosférica.

De acuerdo a Deadline, Disney perdió un ingreso cercano a los $600 millones de dólares por culpa de la piratería de Viuda Negra. Los datos del citado medio indican que el largometraje, el primero de la Fase 4 del Universo Cinematográfico de Marvel, fue pirateado más de 20 millones de veces tan solo durante agosto. Lo anterior resulta todavía más alarmante porque, como ya se mencionó, también se ofreció a través de Disney Plus. Eso sí, los usuarios debían abrir la cartera nuevamente.

Uno de los motivos que habrían provocado que millones de usuarios optaran por descargar una copia ilegal es precisamente el alto precio que tenía la renta de Viuda Negra en el servicio. Era necesario desembolsar $30 dólares en Estados Unidos, €21,99 en España y $329 en México. Desde luego, es una cantidad que los consumidores no están acostumbrados a pagar cuando se trata del alquiler de una película.

Date de alta en Disney Plus ahora y ahorra gracias a la suscripción anual, con la que podrás disfrutar de todo su catálogo de series y películas, acceso a los últimos estrenos, al catálogo de Star y a los mejores documentales de National Geographic.

Viuda Negra y la demanda de Scarlett Johansson

En definitiva, el estreno simultáneo de Viuda Negra en Disney Plus le salió muy caro a la compañía. Más allá de las pérdidas económicas provocadas por la piratería, Disney también tuvo que afrontar la demanda de Scarlett Johansson, uno de los casos que más hicieron ruido durante 2021. Una parte del salario de la actriz dependía del rendimiento del filme en la taquilla. Al estar disponible también por medio del streaming —y piratería—, perdió un ingreso de $50 millones de dólares, según mencionaba la demanda.

Después de una batalla de declaraciones y mucha tensión, Disney cedió y prefirió llegar a un acuerdo con el equipo legal de Scarlett Johansson. "Estoy feliz de haber resuelto nuestras diferencias con Disney. Estoy increíblemente orgullosa del trabajo que hemos realizado juntos a lo largo de los años y he disfrutado enormemente de mi relación creativa con el equipo. Espero continuar nuestra colaboración en los próximos años", declaró la actriz.