Andrew Garfield pasó buena parte del año 2021 negando que estuviera incluido dentro del elenco de Spider-Man: No Way Home. Incluso, llegó a grabar vídeos burlándose de los recurrentes rumores. Además, aseguró a todo el que quiso escucharle, que no había recibido “ninguna llamada” de Sony o Marvel. Pero ahora, revelado el misterio central del argumento del éxito del cine de superhéroes, el actor ya puede contar su experiencia. Y hacerlo además, desde el asombro que le causa la euforia que despertó entre sus fanáticos su regreso al traje arácnido. 

Se trata de uno de los grandes revival del año 2021. En especial, luego que la duología The Amazing Spider-Man de Marc Webb se interrumpiera en medio del desastre de taquilla de la segunda parte. Las posibilidades de un cierre de trilogía con Garfield a la cabeza, quedaron en el aire. Poco después, la aparición de una tercera encarnación del héroe, esta vez de manos de Marvel, complicó aún más las cosas para el actor. Mucho más, cuando la sociedad entre el estudio y Sony tenía como punto de interés la interpretación de Tom Holland

Por ese motivo, el regreso de Garfield no solo ha sido una sorpresa, sino uno de los puntos fuertes de Spider-Man: No Way Home. Para el actor, se trató de la oportunidad soñada no solo de retomar su papel. También, de concluir un largo trayecto de una forma inteligente y audaz. Su breve pero sustanciosa aparición en la tercera película de la trilogía Watts, fue un giro inesperado que despertó un inusitado interés. Convertido en la estrella de moda y con Sony tanteando posibilidades sobre el personaje, el futuro es brillante para Garfield. 

Andrew Garfield y su regreso al mundo arácnido 

Luego de siete años de concluido el segundo reboot cinematográfico de Spider-Man, el regreso de Garfield fue toda una sorpresa. Según comentó el mismo actor para Variety, también fue una oportunidad que agradece y que, por ahora, desea explorar. 

No esperaba volver a tener una conversación sobre la posibilidad de interpretar a Peter Parker. Me sentí muy emocionado de volver a ser un fan”, dijo Garfield. “Pero recibí una llamada de Amy Pascal, Kevin Feige y Jon Watts con esta idea. No pude negarme. Sonaba increíblemente divertido, espiritual, alucinante e interesante. En un nivel básico, como fan de Spider-Man, simplemente la idea de ver a tres Spider-Man en el mismo cuadro era suficiente”, 

“El campo fue muy, muy tentador”, continuó en la entrevista. “Dijeron: Interpretaste a este personaje a tu manera . ¿Qué te gustaría explorar si tuvieras una oportunidad? Si te arrojaran a este otro universo y te enfrentaras a este tú más joven siendo mayor, ¿cómo responderías?”.

El equipo creativo de Marvel estaba especialmente interesado en entender qué deseaba Garfield explorar con su regreso. El actor dejó claro desde el principio, que su gran interés era la reunión de todas las versiones de Spider-Man. Un momento en el que cada uno de los actores fueran parte de una misma familia. O al menos, tuvieran una relación fraterna. Algo que se logró de forma impecable en pantalla. 

“Hablamos mucho sobre la tutoría. Hablamos sobre la hermandad y lo que es ser el hermano mayor, el menor y el del medio (…) El personaje está aislado en su experiencia emocional y física. Pero, ¿qué sucede cuando esa soledad se abre de golpe y te das cuenta que hay otros hermanos pasando por exactamente lo mismo? Se trató de un viaje espiritual y también, claro, muy divertido”. 

Por supuesto, el resultado en pantalla fue una experiencia emocional que deslumbró a los fanáticos y emocionó a la crítica. Con la posibilidad que Garfield pueda retomar su papel en pleno y que su historia continúe, la película parece ser el abreboca de algo más. Quizás, el deseo más insistente de todos los fanáticos del Spider-Verse en la actualidad.