Microsoft ha presentado a Windows 11 como la modernización más importante de su sistema operativo en mucho tiempo. Pero detrás de un cambio estético notorio, mantiene muchas características heredadas de versiones previas del software. Entre tantas se destaca el Panel de Control, que debutó en Windows 1.0 en 1985 pero se convirtió en un verdadero ícono del SO a partir de Windows 95.

Con el correr de los años, los de Redmond han intentado desprenderse lentamente de una de sus características más reconocibles. Desde Windows 8 en adelante se ha incluido una sección aparte para gestionar los ajustes llamada Configuración; sin embargo, muchas de las opciones se siguen manejando a través del antiguo Panel de Control.

La novedad por estas horas es que Windows 11 está dando un nuevo paso para despedirse —a paso muy lento, debe decirse— de esa histórica sección. Según The Verge, la más reciente versión en desarrollo del actual SO de Microsoft reacomoda algunas funciones típicas del Panel de Control en el apartado Configuración.

Por un lado hay que mencionar los ajustes de red avanzados. Esto significa que las configuraciones para compartir carpetas e impresoras ahora aparecen en una nueva ubicación; y lo mismo sucede con las opciones de visibilidad de las redes. Pero esto no es todo, ya que también se ha reubicado el acceso a la sección para desinstalar programas.

Microsoft parece decidida a retirar el Panel de Control en Windows 11, pero no de forma definitiva

El Panel de Control de Windows 10 y Windows 11 casi no ha cambiado desde Windows Vista

Todavía no se sabe cuándo llegarán estos cambios a la versión estable de Windows 11, pero estamos frente a una modificación importante de cara al futuro. Que Microsoft se haya decidido a pasar a retiro a una de sus características más reconocibles, no es un dato menor. El hecho de que el sistema operativo desarrollado en Redmond tenga dos secciones de ajustes en simultáneo —Configuración y el Panel de Control— es confuso para el usuario común. Si bien existe un motivo técnico (y de soporte) detrás de esta decisión, en algún momento la empresa debe optar por una modernización definitiva.

Tengamos en cuenta que el Panel de Control como existe en la actualidad no ha sufrido cambios mayores desde Windows Vista, y mantiene muchos elementos introducidos en XP. Vale aclarar, de todos modos, que no es la única característica antigua que ha mantenido su lugar en Windows 11. Microsoft aún tiene un fetiche con las ventanas de configuración avanzada con pestañas, cuya estética no ha cambiado desde Windows 95.

Queda claro que el Panel de Control no desaparecerá de la noche a la mañana en Windows 11. Pero los de Redmond están dando un paso importante para lentamente desprenderse de él de forma definitiva. Ya veremos en el futuro qué otras funciones hacen la migración hacia la sección Configuración.

A la espera de que esto suceda, Windows 11 sigue puliendo otras varias características. La más reciente actualización para la versión estable introdujo una esperada mejora de rendimiento para las unidades de almacenamiento. De esta forma, el sistema operativo optimizó las operaciones de lectura y escritura en discos duros y SSD; pues se habían detectado caídas de performance de hasta un 55% en comparación con Windows 10.