Un documento obtenido por Rolling Stone y Property of the People deja en evidencia que diversos servicios de mensajería proveen información al FBI cuando esta lo solicita de manera legal. Es decir, cuando se produce una orden por parte del organismo federal estadounidense. Sin embargo, existen aplicaciones que proveen más información que otras, destacando principalmente a WhatsApp e iMessage.

Según el documento, WhatsApp puede entregar contactos de personas que tienen agregado a un individuo que está bajo investigación. Asimismo, el FBI tiene permitido vigilar el origen y destino de los mensajes cada 15 minutos. Eso sí, no pueden acceder al contenido de los mismos directamente desde WhatsApp. Ojo, si el usuario tiene un respaldo en iCloud, el FBI podría solicitar a Apple la clave de cifrado para leer el contenido de los mensajes.

Con iMessage sucede algo similar a WhatsApp. Si el FBI lo solita legalmente, Apple puede proporcionar información "básica" sobre un usuario investigado. Incluso datos sobre consultas de búsqueda realizadas en la plataforma durante los últimos 25 días. En iMessage tampoco pueden acceder directamente al contenido de los mensajes, salvo que exista un respaldo en iCloud y los de Cupertino deban atender una orden para entregar la clave de cifrado.

Signal y Telegram, las más "privadas"

Ahora bien, ni WhatsApp ni iMessage se acercan a la cantidad de datos que puede proveer LINE. Esta plataforma, de origen chino, puede entregar contenido "limitado" de los mensajes, así como la imagen de perfil, nombre mostrado, correo electrónico, número telefónico, LINE ID y fecha de registro, entre otros, de un individuo investigado.

Signal y Telegram, que durante muchos años se han promocionado como las plataformas de mensajería que ofrecen mayor privacidad, también tienen presencia en el documento. No obstante, ciertamente son las que menos información entregan. Signal, por ejemplo, solo provee la fecha y hora en que se registró un usuario, como también un historial de fechas de conectividad en la plataforma. Telegram, por su parte, podría ofrecer la dirección IP y número de teléfono cuando se desarrolla una investigación anti-terrorista.

Aunque es cierto que la información obtenida por el FBI puede ser clave para apoyar en la captura de un delincuente, también es preocupante que sea tan "sencillo" tener acceso a datos que deberían ser 100% privados. Por desgracia, cada vez es más complicado encontrar una aplicación de mensajería que garantice plena privacidad.