Varias de las voces más respetadas del cine contemporáneo y de la historia de la gran pantalla se han referido hace poco al boom de las películas de superhéroes; en particular, del Universo Cinematográfico de Marvel. La disputa se divide entre quienes las defienden y quienes las desechan al considerarlas cine de dudosa calidad. En tiempos recientes, quizá las caras más evidentes de esos polos puedan ser Martin Scorsese y James Gunn. A esta discusión se ha sumado Stellan Skarsgård, uno de los protagonistas de Dune (Denis Villeneuve, 2021), aportando otro factor a la discusión.

Skarsgård interpretó a uno de los principales villanos de Dune, Vladimir Harkonnen. Durante la primera entrega de esta franquicia, buena parte del relato se apoyó en él y en su influencia dentro del universo narrativo que plantea la producción, inspirada en la obra de Frank Herbert, publicada en 1965. Más allá del rol de Skarsgård dentro de Dune, hay que recordar que el actor danés participó en varias películas de superhéroes de Marvel como el científico Dr. Selvig. A su vez, tiene una extensa trayectoria en cine independiente. 

¿Por qué conviene tener en cuenta lo anterior? Porque se trata de una voz autorizada, que no cuenta con el prestigio de iconos de la industria como Scorsese pero, como el director también conoce distintas capas de la industria. Volviendo con la polémica sobre las películas inspiradas en narrativas de superhéroes, Skarsgård apunta sus críticas al sistema antes que a las narrativas de este tipo de producciones.

¿Qué dijo Stellan Skarsgård sobre la dinámica comercial del cine contemporáneo?

Antes de referirse a las producciones de Marvel, Stellan Skarsgård describió parte del contexto en el que se desenvuelven las películas que no pertenecen a los grandes circuitos comerciales. Lo hizo durante una entrevista con The Guardian. En ella, el actor explicó: "No tengo nada contra las películas de superhéroes. He estado en un par de ellas y creo que tienen un lugar". El actor se refiere a su paso por Thor y Avengers. A este comentario, Skarsgård agregó:

"El problema es que el mismo sistema que permite que ocho personas acumulen la mitad de la riqueza del mundo amplifica el poder de las fuerzas del mercado, así que los cines pequeños e independientes apenas existen fuera de las grandes ciudades". 

Profundizando sobre este punto respecto a las películas de superhéroes, Skarsgård insistió: 

"No hay canales de distribución para esas películas de presupuesto mediano que tienen a los mejores actores, los mejores guiones, porque no pueden gastarse tres millones de dólares en una campaña de marketing. Cuando los cines les hacen hueco, les dan una semana, y si no dan beneficios durante una semana, adiós". 

Las críticas sobre las películas de superhéroes de Marvel

Desde el punto de vista Stellan Skarsgård, el problema no es la construcción del Universo Cinematográfico de Marvel y otro similar, sino la concentración de los espacios cinematográficos y de las películas de superhéroes en pocas manos. Durante la entrevista mencionada, el actor comentó:

"Creo que deberíamos tener las películas de Marvel y más películas 'montaña rusa'. Y deberíamos tener otras películas, también. Y ahí viene la parte triste: cuando las fuerzas del mercado entran en juego, los estudios caen en manos de compañías a las que les da igual invertir en cine o en pasta de dientes, siempre que tengan el 10% de beneficios". 

Dentro de las voces reconocidas que ya se pronunciaron al respecto destacan Francis Ford Coppola, Jane Campion o Ridley Scott, quienes han cuestionado el boom de este tipo de producciones, en particular al Universo Cinematográfico de Marvel. En esa línea, Stellan Skarsgård quizá plantee una arista del debate más interesante que la polarización entre buenos y malos.