S.T.A.L.K.E.R. 2 es uno de los juegos más esperados. Tras los éxitos de las entregas anteriores (pre disolución del estudio que los creó), la franquicia es uno de los grandes juegos de culto para PC. Ahora, con la llegada de la nueva entrega de sus creadores originales, GSC Game World, al estudio se le ocurrió la idea de juntar el juego postapocalíptico con los NFTs para aprovechar la moda del momento.

La idea no era solamente meter skins en el juego como NFTs únicos, si no convertir a uno de sus jugadores en un personaje del juego. Esto ha desatado una polémica, casi al nivel de la Ubisoft con su project Quartz. La idea de GSC Game World no era del todo descabellada, pero dada la audiencia única a la que va destinada S.T.A.L.K.E.R. 2, la comunidad se partió en dos tras el anuncio.

El asunto tiene mucho que ver con el mensaje del propio juego, por lo que la reacción de la comunidad era totalmente esperable. Además, dada la moda en la que se han convertido los NFTs, con todas las compañías de videojuegos queriéndolos meter con calzador, GSC Game World ha tenido que dar marcha atrás teniendo en cuenta, además, que el juego todavía no está ni terminado.

NFTs para convertir a los jugadores en protagonistas del metaverso de S.T.A.L.K.E.R. 2

De hecho, el concepto tras los NFTs de S.T.A.L.K.E.R. 2 también rozaba, en parte, las promesas del metaverso puesto que sus creadores consideraban que este tipo de herramientas ofrecían una presencia más profunda en el juego. La comunidad, por su parte no estaba de acuerdo, puesto que una gran parte consideraba este movimiento como una forma de desvirtuar el mundo en el que se desarrolla el juego, y de paso sacar tajada.

¿Cómo? A través de una subasta cuyos ganadores (un máximo de tres) podían escanearse para convertirse en un 'metahumano' del juego. Estos NFTs se convertirían en un NPC dentro del juego con el rostro de los jugadores.

Sea como sea, por muy interesante que fuera la idea, los jugadores se han echado encima de la compañía por intentar mercadear con el contenido del juego aprovechando la fiebre de los NFTs.

El resultado directo ha sido que GSC Game World ha tenido que dar marcha atrás ante el boicot de los jugadores para un juego que todavía no ha salido a la venta. Un movimiento para anticiparse a las posibles críticas que pudieran afectar un título muy esperado y que llega como exclusiva temporal a PC y Xbox, con GamePass en día de lanzamiento. Siendo su éxito, además, clave para la supervivencia de esta refundación del estudio que lo está desarrollando:

Ha sido un movimiento tremendamente rápido, sobre todo teniendo en cuenta que 20 minutos antes del comunicado en el que GSC Game World confirmaba la retirada de los NFTs, la compañía había publicado otro justificando la existencia de estos elementos en el juego.

El comunicado ha desaparecido de las redes, pero todavía se pueden encontrar menciones especiales al metaverso de S.T.A.L.K.E.R: