Aprovechar al máximo el espacio disponible en tu escritorio. Una tarea complicada, ya que cada aplicación se abre en un tamaño distinto de ventana y no siempre coinciden entre sí. Pero con la pantalla partida de Windows 11, heredada de su versión anterior y con alguna mejora, podrás mantener tu pantalla dividida, acoplar ventanas y así tener hasta cuatro aplicaciones abiertas a la vez de manera simultánea.

Ya tengas un monitor o dos, pequeño, mediano o de grandes dimensiones, con las funciones de pantalla dividida de Windows 11 podrás organizar mejor las ventanas abiertas cuando necesites ver archivos o datos de varias ventanas al mismo tiempo. También podrás enviar contenido de una ventana a otra. Y es que alternar entre ventanas con el atajo tecla Windows y Tabulador también es buena idea.

Otra función útil de Windows 11 que podrás combinar con la pantalla dividida es la de escritorios virtuales. Puedes crearlos de varias maneras, por ejemplo, con el atajo tecla Windows y Tabulador. En cada escritorio virtual tendrás varias ventanas o aplicaciones para lidiar con ellas en diferentes tareas de tu día a día.

Acoplar ventanas en Windows 11

La función Acoplar viene de Windows 10 y se conoce en inglés como Snap. Con esta pequeña característica puedes tener tu pantalla partida de Windows 11 con las ventanas perfectamente alineadas. Entre dos y cuatro ventanas, según el espacio y posición de cada una, siguiendo varios patrones. Según qué vayas a hacer, te convendrá elegir uno u otro.

Por defecto, puedes acoplar ventanas simplemente arrastrándolas a las esquinas de la pantalla. El tamaño de la ventana se adaptará al espacio disponible. Así podrás organizar entre dos y cuatro ventanas, según cómo las coloques. Y cuando te canses, arrastrando una ventana volverán a su posición aleatoria.

Desde el teclado también es posible acoplar ventanas. Eliges una ventana, pulsas la tecla Windows y luego pulsas una tecla de flecha: izquierda, derecha, arriba, abajo. El resultado será el mismo: organizar entre dos y cuatro ventanas en una rejilla invisible.

Acoplar ventanas con diseños o layouts

Lo mejor de todo en la pantalla partida de Windows 11 es que puedes elegir dónde colocar cada ventana dentro de un patrón o rejilla. Microsoft lo llama diseño en castellano y layouts en inglés, y lo encontrarás al colocar el cursor del ratón encima del icono de Maximizar, en la esquina superior derecha de la ventana. Otra manera de abrir esa ventana de diseños es con la combinación tecla de Windows + Z. Fácil y rápido.

En Windows 11, acoplar ventanas es muy efectivo, ya que los patrones disponibles se adaptan perfectamente a tus necesidades. Es más, no tienes por qué ocupar los espacios con ventanas, puedes dejar algún hueco libre. Y si te cansas de un patrón de pantalla dividida, puedes cambiarla desde el mismo menú y colocar de nuevo las ventanas abiertas.

Es más. Al asignar el espacio a una ventana, las demás aparecerán en miniatura para que puedas arrastrarlas al espacio que tú elijas. Microsoft lo llama Asistente, en inglés Snap Assist. Te permite colocar las ventanas restantes en los espacios disponibles de la pantalla dividida.

Por lo demás, puedes cambiar ligeramente el espacio que ocupa cada ventana arrastrando y soltando las líneas divisorias, horizontal y vertical.

Otro detalle interesante es que cuando organizas ventanas con la función Acoplar, se crean grupos de aplicaciones. Verás estos grupos al colocar el cursor del ratón encima de la barra de tareas, en uno de los iconos de aplicación que forme parte del grupo. Esto permite cambiar rápidamente entre aplicaciones sueltas y esos grupos.

Vista de tareas, las ventanas en miniatura

Ahora que ya sabemos cómo aprovechar el espacio que ofrece la pantalla partida de Windows 11, podemos ir un poco más allá. Por ejemplo, viendo qué aplicaciones tenemos abiertas de un solo vistazo. También nos servirá para cambiar entre ventanas.

En Windows 11 tenemos dos maneras de ver la Vista de tareas. La clásica, que consiste en pulsar la tecla Windows + Tabulador. Luego, sin soltar la tecla Windows, pulsando el Tabulador podrás cambiar entre ventana hasta dar con la que quieres ver en primer plano.

Otra manera de ver la Vista de tareas es desde la barra de tareas. La nueva barra de Windows 11 muestra unos iconos en su centro. Algunos ya conocidos, como el menú Inicio o el Buscador. Otros son nuevos, como los widgets o la Vista de tareas. Es el tercer icono por la izquierda.

Escritorios virtuales, más espacio en tu pantalla

Otra manera de aprovechar el espacio de tu pantalla consiste en crear escritorios virtuales. Están disponibles desde la Vista de tareas y son similares a la pantalla dividida. Sin embargo, lo que hace es darte la sensación de que tienes dos o más escritorios. En cada escritorio podrás tener abiertas distintas aplicaciones de manera que puedas concentrarte en tareas específicas en cada escritorio.

Basta con pulsar en Nuevo escritorio desde la Vista de tareas y abrir las aplicaciones que necesites en cada momento. Y si haces clic derecho en las miniaturas de os escritorios virtuales, podrás asignarles un nombre. Por ejemplo, “trabajo” o “navegar por la web”. También podrás elegir un fondo de escritorio para cada escritorio. Así te será más fácil diferenciarlos entre sí.