Aunque hace un par de años se intuía que Sound of Metal (Darius Marder, 2020) tendría una resonancia importante en la carrera de Riz Ahmed, quizá no se sabía cuánto influiría en el actor haber hecho un papel tan convincente. Como quien se libera de una carga y toma una confianza imbatible, Ahmed sigue ofreciendo actuaciones sólidas desde entonces. La más reciente la presentó en Encounter, un film dirigido por Michael Pearce y presentado por Amazon Prime Video.

Encounter explora la salud mental y distintos estereotipos estadounidenses de una forma ingeniosa. No se trata de una película para revisitar cada cierto tiempo. Pero sí es eficiente en relación con la historia que quiere contar. Eso, en tiempos de tanto contenido audiovisual, no es un logro menor. Por el contrario, habla bien sobre el trabajo de Pearce, quien ya lleva un par de películas desarrolladas desde la perspectiva de personajes trastornados, rotos, sin que ese enfoque resulte cruel o injusto. En este caso, quizá podría reclamarse algo más de profundidad.

Riz Ahmed interpreta a Malik Khan, un padre que se encuentra aislado de sus hijos y que experimenta un trastorno psicológico que lo lleva a recrear una amenaza y componer su propio relato sobre lo que ocurre. ¿Qué pasa en el trayecto? Manipula a sus hijos con el objetivo de salvarlos, dentro de su lógica. Entonces, Pearce comienza a proponer preguntas: ¿Malik Khan es bueno o malo? ¿Cómo trata el sistema este tipo de casos? ¿Cómo se posiciona el entorno ante estas situaciones? No se queda ahí.

Encounter: un retrato sobre una parte de la sociedad estadounidense

A las cuestiones anteriores se suman varias más. Dentro de ellas destaca la siguiente: ¿por qué "cualquier persona" puede estar armada? Este es uno de los temas que explotan cuando dos personajes secundarios terminan presentándose como si se trataran de manifestantes venidos del Asalto al Capitolio de los Estados Unidos en el año 2021. Pero en un lugar perdido en las profundidades del país. 

Ese último detalle parece un interés evidente del director, quizá enfocado en ir más allá de los referentes sobre Estados Unidos ya posicionados en el imaginario colectivo. Eso explica tanto paisaje, tanta ruta, viaje y otros personajes que en la vida real podrían representar a personas ignoradas por Dios. El film de Michael Pearce sigue siendo muy estadounidense y sin embargo el contexto en el que se desarrolla no hace referencias a las clásicas ciudades, por ejemplo.

Encounter, a través de estos grandes temas, desarrolla un trama que ofrece algunos giros interesantes, como la transformación que experimenta uno de los hijos y el crecimiento del personaje interpretado por Riz Ahmed. Sin embargo, algunos diálogos no resultan del todo efectivos y el lado materno de la historia parece ocupar un tercer plano.

Prueba Amazon Prime Video totalmente gratis durante 30 días y disfruta del catálogo completo de la plataforma sin límites. Solo con darte de alta tendrás acceso instantáneo a las mejores películas y series, además de envíos gratis en Amazon y otras ventajas.

Michael Pearce y la mirada del antihéroe

Cuando se trata de antihéroes, puede que las referencias más inmediatas evoquen a las películas de Marvel y DC antes que a dramas como Encounter. Sin embargo, el cine está plagado de personajes llenos de contradicciones que actúan con base en una idea que desde su perspectiva no parece descabellada. En el caso de Encounter, el sustento del personaje interpretado por Riz Ahmed radica en su salud mental. La elección del actor no fue cosa menor. 

Durante una entrevista ofrecida a Cineuropa, el director explicó: 

“Me gustan las películas que pintan retratos compasivos de antihéroes: personas complejas, con conflictos y defectos, con quienes puedes empatizar. Riz tiene un registro increíble como actor; una calidez innegable, pero también un límite. Es muy bromista y cercano, pero también centrado y resuelto. Siempre está buscando papeles que supongan un reto, y vio una buena oportunidad para interpretar un personaje que hasta ahora no había explorado, en una película que el público no asocia con él. En diferentes momentos de la película, no sabes si es el héroe, el antihéroe o el villano”.

Pearce no se equivoca en lo último. Si ese fue su principal objetivo dentro del relato, lo logra de buena manera, aunque le quedase pendiente profundizar un poco más en las causas de la condición mental del protagonista. Pese al último condicionante, la carrera de Riz Ahmed sigue en ascenso.