Parece que lleva sonando años, y lo cierto es que desde 1994 han pasado unos cuantos, pero el clásico de las canciones de Navidad ya tiene los tintes de histórico. Tanto que parece que lleva siglos acompañándonos como una más de las melodías que suenan estas fiestas. All I Want for Christmas Is You no es un remix, tampoco una versión nueva de un histórico. Esta canción de Navidad se granjeó este derecho nada más nacer hace casi 30 años. Mariah Carey, boli en mano, logró hacerse un hueco en estas fechas. Tanto que ha sido apodada como la "Reina de la Navidad".

No es un título dado a la ligera. Carey, con una simple canción de amor en fechas navideñas, ha logrado lo impensable. Con unos ingresos anuales de entre 600.000 y el millón de euros percibidos de los royalties cada vez que suena la canción, esta melodía ha logrado la friolera de casi 60 millones de euros desde su estreno. Todo lo que quería Carey en Navidad y el resto del año.

La melodía, que con el permiso de Raphael, Bublé o Sinatra, se ha hecho un hueco en radios, series, películas o cualquier lugar decorado con elfos de Papa Noel. No hay Navidad sin All I Want for Christmas Is You.

La canción que estuvo a punto de irse al cajón

Como cualquier éxito de masas que se precie, All I Want for Christmas Is You tiene sus mitos e historias. Algunos más reales que otros y algunos de ellos fruto, muy probablemente, del éxito incombustible que logró la artista norteamericana.

Dicen, Carey fue la primera en afirmar este dato –pese a lo inverosímil de la situación–, que All I Want for Christmas Is You se compuso en apenas 15 minutos y con un teclado Casio. De los baratos, no se vayan ustedes a pensar. Y si bien es cierto que la letra no pasará a los anales de la historia por su profundidad, quizá este dato es el clásico ingrediente que el mundo busca para uno de los grandes éxitos de la Navidad. Años más tarde, Carey apuntaba que se había basado en su pasado: con una familia disfuncional, las Navidades nunca fueron perfectas para la artista. Sin épica no hay romanticismo.

También se dice que la autoría no pertenece a la propia Mariah Carey. Aunque tampoco se ha presentado nadie como heredero de la misma, por lo que es más probable que esto fuese un rumor dispuesto a subirse al carro del éxito más que una realidad.

Lo que sí es cierto es que Carey no estuvo sola en su aventura. Walter Afanasieff, de origen brasileño, fue el encargado de hacer los arreglos musicales de Carey –del resto de sus discos y también de los de All I Want for Christmas Is You– y de gran parte de los artistas de la época: Celine Dion, Whitney HoustonThalíaLionel Richie o Destiny's Child, entre otros muchos.

Tampoco estuvo sola en la creación del éxito. Por aquel momento, Mariah Carey estaba casada con Tony Mottola, el entonces director de Sony Records. La también discográfica de la artista para sus anteriores 3 discos. Carey no era desconocida en el 94 ni mucho menos, pero tampoco tenía el perfil de ser la próxima adalid de la Navidad; de hecho, ella se inclinaba a sacar un nuevo disco de pop o hip-hop. La idea vino de su entonces marido. La discográfica necesitaba un título de Navidad y Carey era la mejor opción. Mottola convenció a la artista para que fuese la cara del disco y que además compusiese alguna de las canciones del mismo. Esta es quizá la decisión que más ceros ha sumado en la cuenta bancaria de Carey.

El eterno número 1 de la Navidad

En el momento de su salida a las listas, pronto ocupó el número 1 de las internacionales. The New York Times la catalogó como una de las mejores entregas de música navideña moderna. Rolling Stones la relegó al 4º lugar, pero la posicionó como clásico. En pocas semanas era el single más vendido del mundo anglosajón.

Casi 30 años más tarde, Carey escala a lo más alto de las listas por Navidad. Ni los clásicos de toda la vida acuñados por Sinatra, el intento de Bublé por reversionar algunos de los títulos de estas fechas, Elvis con sus propios villancicos o El Tamborilero de Raphael logran desplazar a la artista.

Un videoclip de All I Want for Christmas Is You para cada generación

Una gran artista, una gran canción y muchos millones en juego. Esta ecuación se merecía una puesta en escena a juego. All I Want for Christmas Is You es de las pocas canciones que ha logrado estar en varios videoclips. En este caso son 3 ideados por la propia Carey, con algún añadido que es mejor que pase al olvido.

El primer vídeo, el de 1994, fue el paso que abrió las puertas al éxito. Superando las 700 millones de reproducciones en YouTube, este vídeo tiene el honor de estar en uno de los más visto de la plataforma. En él podemos ver a una joven e inocente Mariah Carey adornar su árbol de Navidad y deslizarse por laderas nevadas. Todo con un toque casero y también barato, para qué nos vamos a engañar.

Para el segundo vídeo, la discográfica tiró la casa por la ventana. De los exteriores, All I Want for Christmas Is You pasó a un estudio. Y alejada de la imagen a todo color de la Navidad, Carey apuntó a un vídeo en blanco y negro inspirado en los 60.

Hubo que esperar a 2019 para ver un nuevo video de la canción. Con motivo del 25 aniversario, Mariah Carey tomaba el puesto de Mamá Noel, con un coro de féminas representando lo que suponemos son regalos de navidad, volvía a conquistar con un largo repertorio de imágenes navideñas. Una auténtica explosión de Navidad, nieve y lycra.

Por cierto, este video tiene una versión especial junto a Justin Bieber que confirma que hay cosas que es mejor no mezclar.

Porque precisamente son las versiones lo que más ha caracterizado a esta canción. Con el hito de Love Actually, que por supuesto llevó al cine su propia versión de All I Want for Christmas Is You, el éxito de Mariah Carey se ha disfrazado de todos los tonos y estilos. Por supuesto, pasando por caja. Ariana Grande, la propia Carey con Michael Bublé, Sweet Calofornia, Demi Lovato, también en español con Malú y en chino. Una lista interminable que sigue haciendo aún más grande el éxito indiscutible de las Navidades.