Conforme pasan los años, diversas instituciones dependientes del gobierno de Estados Unidos comienzan a poner más atención a los avistamientos de OVNIS. No precisamente porque estén preocupados por la posible visita de una raza alienígena a la Tierra —que también—, sino por los evidentes peligros que representan para la aviación norteamericana. Ante tal riesgo, el Pentágono ha decidido tomarse el asunto con mayor seriedad.

Durante la presente semana, el Pentágono anunció la formación de una unidad especial cuyo objetivo será estudiar los OVNIS y "mitigar" las amenazas asociadas a los mismos. Básicamente, buscan prevenir que los Objetos Voladores no Identificados, independientemente de su procedencia, se conviertan en un peligro para Estados Unidos. Uno de los aspectos más importantes de la iniciativa es que igualmente recolectarán la información obtenida por otras instituciones gubernamentales.

El "Grupo de Identificación y Gestión de Objetos Aerostransportados", como han bautizado a la unidad, ayudará a "detectar, identificar y asignar objetos de interés" en el espacio aéreo. Así lo anunció Kathleen Hicks, Subsecretaria de Defensa de los Estados Unidos, en un comunicado recogido por la BBC.

Una vez que arranque su operación, el mencionado grupo también tendrá la responsabilidad de recomendar políticas relacionadas con el sector de la aviación. Estas estarán fundamentadas, desde luego, en los datos obtenidos en su permanente investigación sobre los OVNIS. Aquí lo interesante es saber si el Pentágono realmente está interesada en compartir la información que vaya recabando. Seguramente alguna será del dominio público, pero otra se mantendrá en secreto.

El Pentágono tampoco sabe mucho sobre OVNIS

Evidentemente, estamos ante un movimiento sin precedentes para el organismo. Demuestra que después de décadas están tomándose la situación con la seriedad que se merece. Además, esta unidad especial nace después de que el propio Pentágono ofreciera un informe sobre OVNIS que, sinceramente, no aportó mucho al estudio del fenómeno.

El pasado 26 de junio, miles de personas —incluyéndonos— estaban atentas a la liberación de un informe que, en principio, respondería preguntas clave en relación con los OVNIS. Por desgracia, el documento no fue nada concluyente. Según el Pentágono, los datos que tenían en ese momento no eran suficientes para "sacar conclusiones firmes sobre la naturaleza o intención de los fenómenos aéreos no identificados (UAP)", como le conocen ellos a los OVNIS.

Veremos si el panorama cambia ahora que existe un grupo de personas totalmente dedicado a la investigación de los OVNIS.