Después de algunas semanas de espera, el Pentágono cumplió con su misión de entregar un informe "detallado" al Congreso sobre avistamientos de objetos voladores no identificados (OVNIS) en las últimas dos décadas. Aunque se preveía que el organismo gubernamental despejara algunas dudas sobre dichos fenómenos, la realidad es que su informe no es concluyente. Eso sí, dejan claro que los fenómenos aéreos no identificados (UAP, por sus siglas en inglés) son un asunto serio para el gobierno estadounidense.

Según el documento, el Pentágono, junto a otras instituciones de seguridad norteamericanas, han analizado los "incidentes" ocurridos entre noviembre de 2004 y marzo de 2021. Eso sí, establecen que la puerta está abierta para seguir recopilando más datos de OVNIS en el futuro. Otro punto interesante es que los sucesos estudiados son aquellos que involucran directamente a las autoridades. Por ejemplo, grabaciones de vídeos desde aeronaves o embarcaciones de las Fuerzas Armadas de los EE.UU.

El material actual sobre OVNIS no es suficiente

El Pentágono señala que, debido a la cantidad limitada de material, para ellos es complicado "sacar conclusiones firmes sobre la naturaleza o intención de los fenómenos aéreos no identificados (UAP)", que es el término oficial con el que ellos se refieren a los OVNIS. Pese a la falta de respuestas, el director de Inteligencia Nacional reconoce que los OVNIS representan un desafío para la "seguridad de vuelo" y, en general, para la seguridad nacional de Estados Unidos.

Lo anterior es debido que la mayoría de fenómenos aéreos no identificados son objetos físicos registrados a través de "radares, sensores infrarrojos, electroóptica, buscadores de armas y observación visual". También dejan abierta la posibilidad de que sus propios sensores hallan presentados fallos durante los avistamientos de OVNIS.

"En un número limitado de incidentes, supuestamente un UAP pareció exponer características de vuelo inusuales. Estas observaciones podrían ser el resultado de sensores con errores, falsificaciones o percepciones erróneas del observador y necesitan un análisis riguroso adicional. Probablemente hay varios tipos de UAP que requieren diferentes explicaciones dada la variedad de apariencias y comportamientos descritos en los informes disponibles."

Adicionalmente, señalan que, en caso de contar con más información concluyente sobre cada reporte de OVNIS, estos podrían clasificarse en alguna de las siguientes categorías: desorden aéreo, fenómenos atmosféricos, programas de desarrollo del gobierno, adversarios extranjeros u otros. Aceptan, además, que los límites tecnológicos de sus sensores obstaculizan la recopilación de datos relevantes sobre los OVNIS.

En conclusión, si esperabas que EE.UU ofreciera respuestas firmes sobre qué son exactamente los OVNIS, tendrás que ser paciente y esperar a futuros informes oficiales. Claro, suponiendo que realmente tengan la intención de compartir lo que saben.