Huawei, que lleva años sufriendo las duras restricciones impuestas por Estados Unidos, y que también se ha visto afectada por la escasez de semiconductores, podría vender su división de servidores por imposibilidad de adquirir procesadores Intel, según ha adelantado Bloomberg.

La compañía, a causa del veto de Estados Unidos que impulsó Donald Trump y que continúa vigente bajo la administración de Joe Biden, tiene muy limitados los negocios con empresas estadounidenses. Entre ellas, el mencionado fabricante de procesadores, quien comercializaba chips para los servidores x86 de la firma asiática. Si bien las restricciones llevan activas desde hace meses, Huawei podía contar con una reserva de procesadores para continuar con su negocio. No obstante, su stock se está agotando.

La firma de Shenzhen parece tener a varios compradores interesados y actualmente está en conversaciones con un consorcio chino, en los que se incluye "un comprador respaldado por el gobierno". Fuentes familiarizadas en el asunto desvelaron al citado medio que algunas de estas compañías, como una empresa estatal de Zhengzhou, ya ha sido socias de la división de servidores de Huawei. No obstante, se desconoce si esta y las otras mencionadas, como Huaqin Technology, forman parte del grupo de empresas o actúan de forma independiente. La cifra también es una incógnita.

Huawei quiere hacer con su negocio de servidores lo mismo que hizo con Honor

George Zhao, CEO HONOR Device Co, Ltd.

Vender la división de servidores supondría una "liberación" de este negocio y la oportunidad de reanudar relaciones comerciales, dado a que al formar parte de otra compañía, no se vería afectada por las restricciones de Estados Unidos. Es un proceso muy similar al que realizó hace unos meses con Honor, que ya funciona como marca independiente.

Honor, en concreto, fue vendida a un consorcio chino por unos 100.000 millones de yuanes (12.800 millones de euros), según Reuters. Meses después, la que fue marca de Huawei apareció con un catálogo de smartphones de alta gama. Estos destacan, sobre todo, por incluir procesadores 5G y los servicios de Google. Precisamente, dos de las ausencias más importantes en los móviles Huawei.

Huawei, mientras tanto, continúa notando las restricciones de Estados Unidos en su división de smartphones. Actualmente, la compañía puede hacer negocios con Qualcomm, quien distribuye procesadores limitados con conectividad 4G. No obstante y junto a los problemas de suministro a causa de la escasez de semiconductores, la firma china sigue notando un descenso en el número de envíos. Según datos de Counterpoint, durante el cuarto trimestre de 2021 apenas vendió 5,8 millones de unidades, un 84 % menos que el año pasado.