Han pasado 51 días desde que el volcán de Cumbre Vieja, en La Palma, comenzara la erupción. Sin embargo, todavía sigue echando lava, material volcánico y gases. De hecho, entre estos materiales volcánicos está apareciendo una gema verde, confundida en muchas ocasiones con las esmeraldas, que se llama olivino. Pero ¿qué es exactamente? ¿Sirve para algo más que para hacer joyas?

Además de para bisutería y para joyería, el olivino tiene otras funciones. Pero vamos a conocer mejor a estas rocas ígneas. Porque sí, este mineral es parte del resultado de la erupción volcánica en La Palma; pero no se trata solo de una roca. Y es que el olivino es un conjunto de minerales constituyentes de rocas, aunque principalmente se les da este nombre a la forsterita y la fayalita.

A pesar de que el color en ocasiones puede ser muy similar al de las esmeraldas, no tienen nada que ver. De hecho, mientras que las esmeraldas son minerales muy apreciados en parte por su escasez; el caso del olivino es distinto. Por ejemplo, el olivino rico en magnesio es el principal componente del manto superior terrestre.

El olivino rico en magnesio destaca por ser el principal componente del manto superior terrestre

El olivino puede contener hierro, magnesio, manganeso o níquel, aunque también otros metales. Sin embargo, su color verde, aunque parecido al de las esmeraldas, en realidad puede variar mucho dependiendo de la concentración de hierro que tenga. Un olivino con poco hierro puede tener colores verdosos y claros mientras que si contiene más cantidad puede ser más oscuro y parecer del color del café o negro.

Olivino, perfecto para purificar el hierro

Como decíamos antes, además de para la joyería y la bisutería; el olivino se utiliza para otras cosas. Principalmente para purificar hierro. Y es que como hemos visto, la composición de este mineral puede contener hierro. Además, según el color de la roca sabremos si tiene más o menos de este metal.

Por tanto, podemos fundirlo para conseguir hierro. Es decir, si el olivino se somete a altas temperaturas, el metal se separa del resto de los componentes y produce lo que conocemos como la escoria (los otros elementos que componen la mena). Esto se utiliza mucho en minería.

En definitiva, el volcán de La Palma está demostrándonos en directo cómo es la naturaleza. Sí, puede ser devastadora hasta límites insospechados; pero también deja tras de sí minerales que, de otra manera, no habríamos sido conscientes de que existían. Y el olivino es una de estas rocas que ahora conocemos gracias a Cumbre Vieja.