The Batman es una de las películas más esperadas del próximo año. Entre los distintos retrasos por la pandemia derivada de la COVID-19 y los avances vinculados con la película, la expectativa es alta. Aunque Batman es uno de los personajes de DC sobre los que hay más contenido de forma constante, el film dirigido por Matt Reeves plantea una serie de cosas que resultan, cuanto menos, llamativas. Las vemos. 

Aunque sobre The Batman hay solo un par de adelantos, ya se puede intuir que Matt Reeves aportará una visión más oscura y policial en relación con el héroe más famoso de DC. Desde la paleta de colores trabajada en la fotografía hasta las distintas locaciones, como el metro y antros de corrupción, sugieren que esta producción tendrá un fondo más mundano que otras películas relacionadas con el personaje. 

A esto se suma un detalle importante: no aparece Joker (el Guasón). Si bien puede que ninguno de los otros villanos tenga una tradición y relación tan marcada con Bruce Wayne, esto no quiere decir que sus relatos no puedan ser adaptados para darle un giro de tuerca a las narrativas cinematográficas recientes sobre Batman. 

La mirada de Matt Reeves en The Batman

The Dark Knight (2005, 2008, 2012, Christopher Nolan) es, quizá, el referente contemporáneo más importante en relación con Batman. Tres películas protagonizadas por Christian Bale orientadas a desarrollar un personaje y a los respectivos acompañantes. A la par con el relato también conviene tener en cuenta distintos avances tecnológicos. ¿El resultado? Una serie de films efectivos como apuesta estética y la posibilidad de contar, a través de ellas, una vida

A esta adaptación le siguieron Batman vs. Superman: el Origen de la Justicia (Zack Snyder, 2016),​ Escuadrón Suicida (David Ayer, 2016)​ y Liga de la Justicia (Zack Snyder, 2017), con Ben Affleck como protagonista. Aunque entre las películas protagonizadas por Affleck y Bale hay sólo cuatro años de separación, las primeras producciones sobre Batman estuvieron más espaciadas entre sí. Por citar las tres primeras, entre Batman (Lambert Hillyer, 1943) y Batman y Robin (Robert Lowery, 1949) hay seis años de separación. La siguiente película se desarrolló quince años después, Batman: La película (Adam West, 1966). 

El volumen de películas se regularizó durante los 90. Sin embargo, volviendo a las más recientes, tanto el Batman de Nolan como el Snyder mostraban una versión del murciélago lineal o estancada en una misma época. En ninguno de esos casos, se puso énfasis en la juventud del personaje. Esto sí lo hace Matt Reeves, basándose en el cómic Batman: año uno (Frank Miller, 1988). 

¿Qué dijo Matt Reeves sobre su adaptación?

En una entrevista dada a Entertainment, Matt Reeves explicó en relación con su idea de The Batman:

“Sentí que habíamos visto muchas historias de origen. Parece que las cosas van más y más hacia la fantasía y pensé: ‘Bueno, un lugar en el que no hemos estado es basándonos en la forma en que lo hace Año uno para entrar directamente en un Batman joven, no siendo un cuento de origen, pero refiriéndose a sus orígenes y sacudiéndose hasta la médula”.

Eso explica que el Batman de Robert Pattinson luzca tan agresivo y contrariado con asuntos familiares, en oposición a un Bruce Wayne mucho más calmado en las adaptaciones interpretadas por Bale y Affleck. 

Los villanos en The Batman

En ese sentido, la película apuesta por al menos tres villanos dentro del relato: 

  • Carmine Falcone, interpretado por John Turturro.
  • Enigma, encarnado por Paul Dano.
  • Oswald «Oz» Cobblepot o Pingüino, asumido por Colin Farrell.

Enigma y Pingüino no forman parte de los relatos adaptados recientemente para el cine. La última vez que Enigma formó parte de una película fue en 1995, en Batman Forever (Joel Schumacher). El personaje fue interpretado por Jim Carrey. Para dar con una adaptación del Pingüino hay que ir tres años antes de la película mencionada. Este personaje apareció en Batman Returns (Tim Burton, 1992), interpretado por Danny DeVito. En ambos casos, desde hace diez años no pasan por la gran pantalla. 

El regreso de Enigma y Pingüino

Traer de vuelta a dos adversarios clásicos en The Batman es un acierto de Matt Reeves. La trilogía de Nolan tuvo en Joker a su villano más sólido. En el caso de las interpretaciones de Affleck, Batman tuvo un rol más de manager antes que de confrontación; aún así, también se le vio persiguiendo al Joker. A estas referencias se suma Joker (Todd Phillips, 2019), basada en su totalidad en el icónico villano.

Teniendo en cuenta estos antecedentes, ¿qué sentido tiene volver sobre ese personaje? No sólo se corría el riesgo de ser repetitivo sino de desgastar la interpretación de un actor. Lo último ocurrió con Jared Leto, sobre quien había expectativas importantes y el relato no le ayudó. A esto se suma otro detalle, pensando en clave futura: la juventud de Robert Pattinson. Si The Batman funciona, no se descarta que el actor vuelva al rol y se exploren otras historias sobre el personaje. Sus adversarios también parecen atravesar etapas jóvenes, en oposición a la madurez que se les vio en las otras adaptaciones. Escapar en The Batman de la tradición de El Bromas sin dejar de apoyarse en villanos clásicos es una manera de refrescar la narrativa de Batman sin salirse del canon