Eric Effiong es uno de los protagonistas de la serie Sex Education de Netflix. Seguramente uno de los más queridos. Su risa contagiosa y sobre todo la seguridad en sí mismo han conquistado a millones de espectadores. En la tercera temporada de Sex Education, Eric viaja a Nigeria, su país de origen, y la primera advertencia que recibe es que mejor que no se muestre tal y como es en un país conocido por la falta de derechos LGTBIQ+. Mejor que nadie sepa (o note) que es homosexual.

En Nigeria, serlo es ilegal y puede estar penado con hasta 14 años de cárcel. Hasta con castigos corporales. Mientras que la zona sur es mayoritariamente cristiana, el norte es predominantemente islámico y muy conservador. Es aquí dónde se aplica la Sharia, la ley islámica, que castiga el coito anal entre hombres con 100 latigazos, con años de prisión o hasta con pena de muerte para los hombres casados. 

Eric pasa de su entorno en Moordale a llegar a un país en el que podría hasta ir a la cárcel por su identidad sexual. Al llegar allí, sin embargo, comprueba que, como ha ocurrido siempre, las leyes no pueden frenar lo que las personas sienten. Aunque tengan que disfrutar del amor a escondidas. Sex Education ha puesto sobre la mesa la situación de las personas LGTBIQ+ en Nigeria, a pesar de que es una situación que se replica en muchos otros países, dentro y fuera del continente africano. Las iniciativas para apoyar a la comunidad, en el caso de Nigeria, intentan prosperar a pesar de lo que está en juego.

Lapidación como castigo

La lapidación es el castigo prescrito para los actos sexuales entre adultos en 12 estados: Bauchi, Borno, Gombe, Jigawa, Kaduna, Kano, Katsina, Kebbi, Níger, Sokoto, Yobe y Zamfara. El informe Homofobia de Estado de 2020, elaborado por la Asociación Internacional de Gays y Lesbianas (ILGA, en sus siglas en inglés), señaló que el Relator Especial de las ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias, Philip Alston, entrevistó en su misión a Nigeria a al menos un hombre que esperaba la muerte por lapidación después de haber sido declarado culpable de sodomía. Asimismo, informó sobre la situación de otros hombres que se enfrentaban a juicios por sodomía ante los tribunales de la Sharia.

"La información disponible muestra que en varios estados se han producido detenciones,
juicios e incluso condenas", apuntó el informe. "Sin embargo, es particularmente difícil encontrar información corroborada sobre las ejecuciones que se están llevando a cabo efectivamente por actos sexuales consensuales entre adultes del mismo sexo".

El país más peligroso para turistas LGTBIQ+

Olympe Bogados, bufete de abogados especializado en causas LGTBIQ+, explicó a Hipertextual que las Naciones Unidas, así como sus agencias internas, han elaborado varios informes para combatir la violencia y la discriminación por orientación sexual e identidad de género.

"Nigeria, ante este informe, amonestó públicamente a la oficina de derechos humanos de la ONU por 'pisotear sus valores' por lo que se entiende que en la agenda política nigeriana no se puede esperar ningún gesto favorable de discriminalización del colectivo LGTBIQ+ y mucho menos de protección", añadió el bufete.

Los abogados expertos en los derechos del colectivo recordaron que en la Nigeria controlada por la Sharia, los castigos pueden llegar a la pena de muerte por lapidación. Solo por el mero hecho de ser homosexual, o de parecerlo.

"Varios estudios han situado a Nigeria como el país más peligroso del mundo para los turistas LGTBIQ+", ya ni que decir de los propios nigerianos".

Olympe Abogados

Las redes sociales han conseguido que la población de Nigeria esté más informada. Series como Sex Education han puesto su granito de arena. También que los activistas puedan utilizar las plataformas para visibilizar la discriminación. "Aun así, debido al miedo por los severos castigos y por el repudio social, estas reivindicaciones siguen siendo totalmente residuales", afirmó el bufete.

Mientras tanto, las asociaciones han ido creciendo cada vez más, aunque muchas han surgido bajo la cobertura de la lucha contra el sida y la exclusión social y no tanto por el aspecto espiritual o de libertades y derechos.

El problema es que el tratamiento de "sanitario" contribuye a crear una visión muy limitada del colectivo, poniendo el foco y visibilizando sólo a los hombres —únicamente tiene en cuenta una práctica sexual y no una identidad—, excluyendo a las mujeres de los programas, de las intervenciones, de las estadísticas, de los indicadores y de las reflexiones, explicaron los abogados expertos.

El drama "Kito": lo que 'Sex Education' no enseñó

Hay organizaciones como Bisi Alimi Foundation que luchan por los derechos LGTBIQ+ en este país. Desde denuncias por actos violentos hasta talleres o medidas de visibilización. En los datos de contacto recomiendan otras asociaciones que pueden ser un apoyo para la comunidad. Una de ellas es Kito Diaries. La iniciativa surgió a partir de las experiencias "kito", cómo se denomina a las personas que fingen ser LGTBIQ+ en redes sociales para ligar. Quedan con personas que conocen en la app, con intención de que parezca una cita, para luego atacar o robarla.

En Kito Diaries, además de mostrar apoyo a la comunidad, publican avisos sobre personas que han sido identificadas como "kito" y es también un altavoz para las personas que han sido víctima de estas prácticas violentas. Es el caso de una persona que se identifica como Kendrick, quien empezó a hablar con un chico llamado Moisés a través de una red social. Después de un tiempo de conversación, en la que Moisés fue incluso un apoyo para Kendrick cuando estaba en el hospital por una enfermedad, decidieron verse cara a cara. 

En Nigeria, los hombres "kito" son los que fingen ser homosexuales en redes para atacar al colectivo LGTBIQ+

Al llegar al punto de encuentro, tres hombres se acercaron a él y le rodearon. "Me llevaron a un edificio en obras, donde empezaron a golpearme", recordó en un texto escrito en Kito Diaries. "Vamos a matarte para ponernos en forma y eliminar el 'homo' de tu cuerpo", le decían. Al final, le robaron el teléfono, con el que además lograron transferir dinero de su cuenta. El colmo fue que al llegar a casa después de la paliza, Moisés le escribió un mensaje diciéndole que había hecho eso por dinero. Incluso le dijo que si tenía otros amigos homosexuales, podía unirse a ellos y ganar dinero con las palizas. Kendrick acabó devastado e incluso necesitó ayuda psicológica para superar el trauma. 

El nacimiento de 'Kito Diaries'

En Hipertextual hemos hablado con Walter, uno de los creadores de Kito Diaries. La página se creó en abril de 2014, después de que el Gobierno endureciera todavía más las leyes para el matrimonio homosexual. Incluso se prohibieron las muestras de afecto en público entre personas del mismo sexo. Hasta ese momento, las aplicaciones de citas no eran del todo una zona de peligro, explicó el creador de Kito Diaries.

Las situaciones "kito" siempre han existido en Nigeria, pero antes de 2014, al menos estos delincuentes entendían que estaban cometiendo un delito y, en ese momento, no era completamente la realidad de la comunidad LGTBIQ. "Después de 2014, tanto los actores estatales como no estatales animaron a perpetuar estos actos violentos contra los nigerianos queer".

En este contexto, no es extraño que nos cuente que son los mismos policías los que hacen la vista gorda ante prácticas denominadas "kito". A veces, incluso cuando las personas que han sido víctimas de violencia tienen fuerzas para denunciar ante las autoridades, "te conviertes en el culpable y, en lugar de obtener justicia, tu dolor se agrava", lamentó Walter.

Desde Kito Diaries, publican fotos de las personas "kito" que han sido denunciadas o identificadas por personas del colectivo LGTBIQ+. También comparten una guía para que los miembros de la comunidad intenten mantenerse a salvo, aunque Walter afirmó que por desgracia necesita ser advertido porque la sociedad nigeriana les ha enseñado a tener que enfrentar situaciones de riesgo. "Después de una experiencia tan desgarradora como una situación "kito", sobrevivir es lo que la mayoría de nosotros intentamos hacer", señaló.

A la respuesta a la pregunta de cómo es la vida de un LGTBIQ+ en Nigeria, Walter no está seguro de poder dar una respuesta completa. Es demasiado complejo. Resumió que ser homosexual en este país africano es peligroso. Basta con decir que hay una broma en el colectivo que dice que si has tenido una experiencia "kito", no eres completamente gay. Hay personas que son atacadas simplemente por salir de sus casas vestidos de cierta manera. Hay otras que están decididas a vivir de la manera más auténtica posible.

"Existen privilegios para que algunos puedan vivir tan libremente como quieran, y hay quienes no pueden vivir de una manera auténtica porque sus mentiras dependen de las mentiras que se crean".

Walter

Sea como fuere, hay miles de formas de vivir para la comunidad LGTBIQ+ en Nigeria. Ninguna es fácil. Pero en última instancia, Walter concluyó que una cosa les une: "todos intentamos sobrevivir"

Un viaje sin billete de vuelta

La madre de Eric Effiong, el personaje de Sex Education, le pide a su hijo que no diga delante de su familia que es homosexual. Que no se vista como lo hace siempre y que mantenga en secreto su identidad sexual. Quizá porque la abuela no lo entendería, pero también por su seguridad. Del mismo modo que Eric tuvo que fingir (al menos durante su llegada) cómo era realmente, otras muchas personas pasan por situaciones parecidas. No es lo mismo, por desgracia, que una pareja homosexual viaje a algunos lugares del mundo donde la homosexualidad está perseguida o penada que lo haga una pareja heterosexual. Sobre todo en algunos países árabes y con leyes conservadoras. 

Enrique Álex tiene más de 500.000 suscriptores en YouTube, en un canal que es el escaparate de su proyecto de emprender junto a su pareja un viaje alrededor del mundo. "No un viaje cualquiera, porque no tiene billete de vuelta ni fecha de fin", explica en la descripción de su canal. Hace años que empezó esta aventura y si algo ha conseguido es convertirse en uno de los youtubers de viajes más famosos de España.

También es un altavoz importante. "Desde el principio tuve el compromiso con mis seguidores de que no voy a ir a países en los que se persiga a las personas por ser lo que son", dijo Enrique Álex a Hipertextual. "Cuando voy a un lugar estoy haciendo publicidad de ese lugar, promoción turística. Habiendo tantos lugares, me parece que no tiene sentido dedicar espacio y tiempo a promover lugares que persigan a determinadas personas. Sobre todo en los países totalitarios, que son los que acaban persiguiendo a este tipo de colectivos", añadió.

Sin embargo, subrayó que la discriminación sigue estando presente a pesar de estar en un país en el que la homosexualidad no sea ilegal. Álex afirmó que en muchos de los países en los que ha estado ha sufrido "microdiscriminación". 

"Llegamos a un hotel y ven que somos dos chicos. Nos dicen que la reserva está mal porque se ha reservado un cuarto con una cama de matrimonio y que nos la cambian por dos pequeñas. (...) O que estás en cualquier sitio y empiezan con las miradas y a preguntarnos si somos amigos. Incomoda mucho porque quien hace esas preguntas las hace con intención. Quien pregunta eso lo que quiere decir es 'no seréis maricones no?'".

Enrique Álex

La discriminación no para

Photo by Joshua Mcknight on Pexels.com

En todos los países que ha visitado, uno de los que le ha sorprendido ha sido México. Y del otro lado, está Colombia o Perú. Pero, en el caso de Enrique Álex, la mayoría de situaciones se producen de forma digital. "Publico un vídeo", explicó, "y llegan los 'paracaidistas', como yo llamo a la gente que no me sigue y que llega a mi vídeo porque hablo de su ciudad o su país". A partir de ahí, empiezan las críticas por ver que una persona de la comunidad LGTBIQ+ habla sobre el lugar en el que vive.

Por desgracia, no son casos aislados. Enrique Álex sufre acoso todos los días. En varias ocasiones le da visibilidad en Instagram porque, afirmó para Hipertextual, recibe cientos de mensajes todos los días. "Me han recitado la Biblia cientos de veces, todos los días me amenazan. Incluso doy conferencias sobre el odio en internet y cómo transformar esto en algo positivo. Es un proceso", indicó. 

El youtuber de viajes ha vivido situaciones complicadas en países como Filipinas o Sudáfrica, aunque los considera "micropeligros". "Si vamos a un país donde encima se persiguen a personas LGTBIQ+ es meterte en la boca del lobo", añadió, aunque tampoco lo haría por el compromiso que mantiene con sus seguidores de no dar publicidad a países autoritarios.  

'Sex Education' y su cruzada por los derechos LGTBIQ+

Los abogados de Olympe, así como las organizaciones y activistas por los derechos LGTBIQ+ reclaman, entre otras cosas, una educación que vaya dirigida a todos los entornos sociales para que sean conscientes de que el colectivo no es lo que le han contado. "No es algo occidental, sino que se trata de derechos humanos básicos", apuntaron a Hipertextual. Por lo tanto, África necesita una comunidad internacional que ponga dinero, continuaron, en programas de educación, de protección y de sensibilización. Todo esto, por supuesto, además de derogar las leyes y normas que criminalizan a las personas del colectivo LGTBIQ+.

Abogados y organizaciones reclaman una educación sobre el colectivo en muchos países de África

Casos como el de Nigeria dan mucho qué pensar sobre el estado de los derechos LGTBIQ+ en el mundo. A pesar de que en los países donde no existe una legalidad como esta, los retos todavía son muchos. Por ejemplo, la necesidad de leyes de protección integral para el colectivo copiando la naturaleza a la ley de violencia de género, apuntaron desde Olympe abogados. "Hay que aprobar medidas que vayan contra la estructura del problema no que con parches se vayan tapando ciertas fisuras. Necesitamos educación obligatoria sobre el colectivo LGTBIQ+ desde en colegios hasta en los juzgados. Necesitamos profesionales especializados y sensibilizados", añadieron.

Más allá de las leyes, una de las prioridades de las organizaciones LGTBIQ+ es visibilizar la situación que vive el colectivo en países como Nigeria. En este sentido, Sex Education ha tenido un papel clave. Gracias a Eric Effiong, miles de personas han conocido la situación política de ese país. Sobre todo lo que significa esa situación para los homosexuales. En este sentido, Netflix, con su serie, Sex Education ha luchado mucho más por los derechos fundamentales –centrándolos en la comunidad LGTBIQ+– que el Gobierno de Nigeria en toda su historia reciente.