El Toyota bZ4X es el primer coche eléctrico de la automotriz japonesa. Se trata de un SUV que trae consigo llamativas características para marcar la diferencia en un mercado cada vez más competido. Sin embargo, un detalle no ha pasado desapercibido: la marca ha decidido adoptar un volante estilo Yoke como el del último Tesla Model S.

Toyota explica que su nuevo volante, denominado One Motion Grip, se complementa perfectamente con un sistema de dirección por cable. Precisamente, al no existir una conexión física, se eliminan las vibraciones y se aumenta la capacidad de giro de tope a tope de las ruedas sin la necesidad de sacar las manos del volante.

El nuevo sistema de dirección es el encargado de controlar el movimiento de los neumáticos. Según Toyota, este garantiza la estabilidad del vehículo en diferentes tipos de superficies. Asimismo, el One Motion Grip "proporciona más espacio para las piernas, lo que mejora la libertad de la posición de conducción y la facilidad de entrada y salida".

La firma señala que el nuevo volante estará disponible inicialmente en China y más tarde arribará a otros mercados, incluidos el europeo. Lo cierto es que los clientes que no deseen el nuevo volante, tendrán la posibilidad de configurar su nuevo coche con el diseñado de toda la vida.

A diferencia de los coches de Tesla, este eléctrico de Toyota apuesta por el control de algunas de las funciones a través de botones físicos. No obstante, destacan la pantalla táctil de infoentretenimiento del centro. La pantalla del tablero está algo lejos del volante, característica que, según la compañía, mejorará la visibilidad del conductor.

El Toyota bZ4X estrena plataforma

El esfuerzo de Toyota por sumergirse en el mercado eléctrico llega con la plataforma modular e-TNGA que ha desarrollado junto a Subaru y que dará pie a varios modelos de coches 100% electrificados. Esta otorgará un centro de gravedad bajo y mayor rigidez con el objetivo de ofrecer una experiencia de conducción "atractiva, suave e intuitiva".

La compañía ofrecerá dos variantes del Toyota bZ4X. Una contará con tracción delantera de 150 kW (204 CV) capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 8,4 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 160 km/h. La otra, con tracción total, tendrá 160 kW (218 CV) de potencia y acelerará de 0 a 100 km/h en 7,7 segundos. Su velocidad máxima también será de 160 km/h.

En cuanto a la batería, el Toyota bZ4X posee una unidad de ion-litio de 71,4 kWh. La compañía asegura que puede alcanzar los 450 kilómetros de autonomía. Eso sí, bajo el ciclo WLTP, que tiende a brindar calificaciones más altas que las de EPA. también hay que tener en cuenta que estos valores aún no son los finales.

El techo solar será un añadido opcional técnicamente capaz generar electricidad para ayudar a cargar la batería del coche. Toyota asegura que "podrá acumular suficiente energía como para circular 1.800 km a lo largo de un año".

De momento se desconocen los precios de este nuevo coche de Toyota. Sí se sabe que se lanzará mundialmente a mediados de 2022. Ahora solo resta esperar hasta que la compañía inicie las reservas. Para ese entonces se conocerán más detalles.