La escasez de chips sigue desbalanceando el precio de muchos dispositivos electrónicos. Debido a esta situación, Raspberry Pi Foundation asegura que se ha visto obligada a aumentar el coste de la Raspberry Pi 4 de 2 GB de RAM y reintroducir el modelo de 1 GB que había sido retirado el año pasado.

"Ninguna de estas son decisiones agradables. En toda la historia de Raspberry Pi, nunca hemos aumentado el precio de un producto y, a menudo, hemos podido reducir los precios entre generaciones y, a veces, dentro de ellas", explica la compañía en una publicación de blog.

El año pasado, la organización anunció que dejaría de fabricar la variante de 1 GB de Raspberry Pi 4, por lo que el modelo de 2 GB bajó de precio de 45 dólares a 35 dólares. Desafortunadamente, la escasez de chips ha provocado que la compañía tenga que revertir este movimiento.

Dicha Raspberry Pi 4 ha sido reintroducida con su valor original de 35 dólares y la variante de 2 GB ahora vuelve a costar 45 dólares. Este cambio se trata del primer aumento de precios en la historia de la fundación Raspberry Pi, la cual asegura que este cambio de costes será temporal.

Es preciso señalar que las mencionadas placas vienen presentando problemas de stock desde hace meses. Por consecuencia, algunos intermediarios habían aumentado previamente el precio de las Pi 4. Estos cambios podrían significar un coste aún mas elevado, especialmente fuera de Estados Unidos.

¿Qué es una Raspberry Pi?

Crédito: Unsplash

Los Raspberry Pi son una serie de ordenadores de placa reducida. Estos permiten realizar una amplia variedad de proyectos que van desde prototipos de dispositivos electrónicos hasta la formación sobre informática y electrónica en establecimientos educativos. Una de sus principales características es el precio.

La fundación Raspberry Pi sostiene que su objetivo es llevar "el poder de la informática y la creación digital" a la mayor cantidad de personas en el mundo. La organización señala que en 2021 experimentaron un fuerte aumento de la demanda. Sin embargo, debido a la escasez de chips vendieron alrededor de siete millones de unidades. Es decir, lo mismo que en 2020.