El año 1993 es recordado por muchos por el estreno en cines de Jurassic Park. También fue el año en que finalizaba la mítica serie Cheers tras 274 episodios. El Mars Observer hace la primera fotografía al planeta Marte, Puerto Rico vota en contra de ser el estado 51 de Estados Unidos y entra en vigor el Tratado de Maastricht, una de las bases que hizo posible la Unión Europea actual. En tecnología se populariza el portátil ThinkPad de IBM, lanzado el año anterior. E Intel anuncia su chip Pentium con arquitectura de 32 bits. Y el tema que nos ocupa. En 1993, el transbordador espacial Discovery viaja al espacio con un ratón de ordenador tipo trackball en uno de sus ordenadores, el Microsoft BallPoint.

Lanzado al mercado en 1991, aunque hay quien lo sitúa en 1989, el Microsoft BallPoint era un trackpad portátil pensado precisamente para integrar en ordenadores portátiles, si bien también podía usarse en ordenadores de sobremesa, también compatibles con su entrada para puerto en serie o vía PS/2. Su precio de entrada era de 175 dólares de la época y consistía en una bola integrada en una pequeña carcasa que, a su vez, se integraba en el teclado del portátil con un aplique. Otro aplique facilitaba inclinar el dispositivo. Y cuando tenías espacio suficiente, podías separar el ratón del ordenador en sí y usarlo directamente en la mesa, unidos únicamente por el cable.

Con varias actualizaciones a lo largo de los años, y evoluciones más atrevidas como el Microsoft Trackball Explorer de 2001, el ratón de ordenador y especialmente el trackball de Microsoft fueron apuestas relativamente innovadoras que se alejaban de la imagen de Microsoft como el gigante del software. A esto ayudó, en parte, el lanzamiento al espacio del Microsoft BallPoint, que supuso una campaña publicitaria impagable gracias a la NASA y al programa Discovery.

Los ratones de Microsoft para usar Windows

Que el primer dispositivo de hardware que creara Microsoft fuera un ratón tiene mucho sentido. La división Microsoft Hardware surge en 1982. Recordemos que Microsoft nace como tal en 1975 y su primer cometido es crear una versión de BASIC para computadoras Altair. Luego vendrá su otro gran éxito, MS-DOS (1981), Office (1989) y Windows 3.0 (1990). Pero vayamos poco a poco.

El primer hardware que crea Microsoft, en 1983, es un ratón para usar con Microsoft Word en DOS. Ese mismo año, Apple introduce la interfaz gráfica en su Apple Lisa. A partir de ahí, el ratón de ordenador será un pilar de la división de periféricos. El ratón y el trackball, esa bola que formará parte de la práctica totalidad de ordenadores portátiles. Curiosamente, el trackball nace en 1952, mucho antes que el primer ratón (1961). Pero fue el segundo el que ganó en el terreno de los ordenadores de sobremesa, dejando al trackball el terreno de la informática portátil, que necesitaba un dispositivo que aprovechara mejor el poco espacio disponible.

Apple, con el lanzamiento del Macintosh en 1984, y Microsoft con su Windows en 1985, abrieron camino a usar periféricos alternativos al teclado para interaccionar con el ordenador. En una época en la que la informática todavía no conocía las ventanas ni los iconos. El periférico estrella en adelante sería el ratón, impulsado especialmente por Windows. Luego vendría el trackball en 1989 con el Macintosh Portable de Apple y el trackpad en 1994 con el PowerBook 500, también de Apple, el primer portátil que introducía ese curioso rectángulo en el que debías deslizar el dedo para ver en pantalla cómo se movía el cursor. Hoy el trackpad es el rey de la informática portátil, si bien todavía cuenta con defensores del trackball y hay quien sigue conectando un ratón de ordenador a su portátil.

Microsoft BallPoint: un trackball de quita y pon

Decíamos que Microsoft lanza su primer ratón de ordenador en 1983. Su diseño es bastante elegante para la época aunque con la mirada de hoy más bien parece una caja con dos interruptores. En adelante seguirá sacando más ratones que se venderán muy bien gracias al éxito de Windows, producto estrella de Microsoft en esta época.

En 1991 pone a la venta el Microsoft BallPoint, un trackball que puedes llevar encima y conectar a tu ordenador de sobremesa o portátil. Como expliqué al principio, podías usarlo libremente en la mesa conectado al ordenador con un cable de puerto en serie o integrarlo con el portátil mediante un adaptador. Solo dos años antes, Apple había introducido el trackball integrado en su Macintosh Portable. Y aunque IBM se decantó por su mítico TrackPoint, la mayoría de fabricantes de portátiles optaron por el trackball.

Sin embargo, no todos los portátiles contaban con trackball. Pero como la prensa de la época apuntaba a que en 1994 la mitad de ordenadores vendidos serían portátiles, Microsoft se decidió a poner a la venta su propio dispositivo apuntador para esa gama de computadoras. Un trackball para mover el cursor por la pantalla en Windows, el sistema operativo del mismo fabricante. Y además del movimiento libre con la bola principal, contaba con cuatro botones que podías personalizar en función del ángulo del periférico. El adaptador permitía inclinarlo más o menos a gusto del usuario.

Por lo demás, el primer Microsoft BallPoint tenía un precio de salida de 175 dólares USA de la época, requería de equipos con 20 KB de RAM y puerto en serie o puerto PS/2.

Segundas partes a veces son muy buenas

El número de noviembre de 1993 de la revista InfoWorld dedica una columna al Microsoft BallPoint Mouse 2.0, la segunda versión de este trackball portátil. El artículo habla de un diseño mejorado y de un movimiento más fluido. Además, se integra mejor con el teclado del portátil. Los botones también reciben una mejora, siendo más fáciles de identificar con el tacto. Y añade un nuevo botón all lado de la bola para facilitar la frecuente tarea de hacer clic. Su precio de salida, 125 dólares de la época. Como curiosidad, la fabricación de esta segunda versión corre a cargo de Toshiba. De ahí que podamos encontrar algunos portátiles de este fabricante con el Microsoft BallPoint sustituyendo la marca Microsoft por la suya propia.

Esta segunda versión tuvo más éxito que la primera. Windows ya se ha consolidado como el sistema operativo para el gran público. Windows 3.1, la versión que consolida este sistema, se lanzó en abril de 1992. Y para 1993 ya está disponible la mítica 3.11 con el lema “para trabajo en grupo” gracias a sus funciones de redes.

En la actualidad todavía hay defensores de este tipo de periféricos para portátiles. Y para los amantes de la segunda mano, en la red encontrarás varias versiones a la venta del Microsoft BallPoint. En España mismo, la primera versión se vende por unos 25 euros de hoy y está en buen estado. Lástima que el cable sea para un puerto en serie, ya desaparecido.

¿Qué fue de la serie BallPoint de ratones de Microsoft? Tras dos versiones principales, la línea de ratones y trackballs de Microsoft Hardware ha seguido durante todos estos años. Al principio del artículo comenté su heredero más reciente, el TrackBall Explorer, cuyo cable ya era USB por defecto y traía un adaptador para puertos PS/2. Otro modelo similar fue el TrackBall Optical. También hubo un trackball para niños entre 1995 y 1998 con el nombre de Microsoft EasyBall.

Microsoft BallPoint: el ratón astronauta

“Microsoft tiene ahora un mouse astronauta”, empieza diciendo un artículo de la época en abril de 1993. La NASA incluyó un BallPoint en una de las misiones de su transbordador estrella de entonces, el Discovery. En concreto, en la misión que iniciaba la segunda parte del proyecto ATLAS, acrónimo de Atmospheric Laboratory for Applications and Science, es decir, Laboratorio Atmosférico de Aplicaciones y Ciencias. De nombre en clave, el vuelo era el STS-56. Un año antes, en marzo de 1992, se había producido el primer ATLAS. El objetivo era estudiar la composición de la atmósfera y sus variaciones ante cambios solares.

Como curiosidad, en publicaciones de la NASA de 1991 ya se trata el debate sobre si usar ratón de ordenador o trackball en sus misiones. En un experimento se utilizó un Macintosh y se probó el uso de ratón y de trackball. En las conclusiones, el ratón de ordenador sale bien parado al principio del documento porque permite seleccionar texto más rápido. Pero tiene sus inconvenientes, que todos conocemos hoy en día. El trackball, en cambio, se lleva mejor con tareas en entornos de microgravedad.

El trackball de Microsoft iba integrado en el Payload General Support Computer (PGSC), un ordenador portátil que podía usarse de manera independiente y que servía para comunicarse con el resto de sistemas electrónicos de la nave. Y según muestran imágenes y fotografías de la propia NASA, este portátil era nada más y nada menos que un ThinkPad de IBM, uno de los más populares de ese 1993 y que siguió usándose en misiones posteriores. Es más, siguen utilizándose distintas versiones de estos portátiles en las misiones asociadas a la Estación Espacial Internacional. Eso sí, ya no se utiliza el trackball de Microsoft, un producto ya descatalogado pero que tiene el mérito de haber viajado al espacio.