Lo que los griegos llamaron musas, divinidades que inspiraban a los artistas a crear sus obras, pueden presentarse en mil y una formas distintas. Según la cultura popular, a Newton le cayó una manzana para que se inspirara y descubriera la gravedad. Los creadores de Viagra buscaban un medicamento que ayudase a tratar la angina de pecho. Y al creador del velcro, Georges de Mestral, las musas se le aparecieron en forma de semillas que se enganchaban en su ropa. Examinándolas con un microscopio, dio con la clave para crear cierres difíciles de despegar. Para el nacimiento de Microsoft, a Paul Allen se le apareció la inspiración en forma de revista, la Popular Electronics.

Nombrar Popular Electronics es viajar a los años 60 del siglo pasado. A una época en la que todo estaba por hacer en el campo de la electrónica y, especialmente, en la informática. Tal fue su impacto que muchos la consideran la musa de quienes hicieron posible el ordenador personal, acercando a informática a millones de hogares gracias a nombres como Steve Jobs, Steve Wozniak, Bill Gates, Paul Allen y otros tal vez menos conocidos por el gran público que se inspiraron por una publicación de papel que explicaba al detalle todos los entresijos de circuitos, chips, válvulas y otros elementos con los que podías crear tus propios proyectos caseros relacionados con la electrónica.

Precisamente, la portada de Popular Electronics de enero de 1975 inspiró a muchos, como tantas otras portadas. Pero esta, especialmente, ya que anunciaba el lanzamiento del Altair 8800. Tal fue su impacto que las ventas de este microordenador aumentaron diez veces. Y entre quienes se inspiraron por la revista, destacan Paul Allen y Bill Gates. Dos jóvenes universitarios que decidieron programar un software con el que, de manera indirecta, acabarían creando su propia empresa de software, Microsoft.

Intel y el Altair 8800

En los años 70, pocos podían permitirse un ordenador. En aquel entonces, hablar de computadoras era referirse a máquinas caras, grandes y solo disponibles para universidades, empresas y organismos públicos de cierto calado. El ordenador personal estaba por llegar. Ese que todos tenían en su casa y que hoy ha sido sustituido por ordenadores portátiles o tablets. Pero en la época en la que estamos, los reyes de la informática eran los grandes ordenadores de tipo mainframe.

Y entonces llegó Intel con su microprocesador Intel 4004 de 1971. Y en 1974, el Intel 8080, el que realmente lo cambiaría todo. Gracias a este procesador de 8 bits y 2 MHz nacieron los primeros ordenadores domésticos. Uno de ellos, el Altair 8800 de MITS. Un microordenador que debías montar tú mismo a partir del kit que adquirías, algo frecuente en la época. Pero a diferencia de otros kits del momento, el procesador que usaba era suficientemente potente para hacer grandes cosas. Al menos desde la perspectiva de 1974.

Si quieres conocer todos los entresijos de la creación de este ordenador, puedes repasar el artículo Historia de la tecnología: El Altair 8800, una computadora de leyenda que se coló en muchos hogares. Solo decir que MITS, la empresa creada por Ed Roberts y Forrest Mims en 1969, estaba en aquel entonces cerca de la bancarrota debido a una guerra de precios en la que salió malparada frente al gigante Texas Instruments.

Autor: Wolfgang Stief

Su última carta era el Altair 8800, un microordenador que presentaron en la redacción de Popular Electronics con la intención de que la revista hablase de ellos. Dándoles tal publicidad que lograra sacarles de su atolladero económico. No por nada, esta revista era una referencia entre los aficionados a la electrónica y a la informática de la época. Gracias sobre todo por publicar esquemas e instrucciones precisas para montar en casa.

Como decía al principio de este artículo, el éxito de la portada de enero de 1974 de Popular Electronics aumentó hasta diez veces las ventas previstas del Altair 8800. Su objetivo inicial era vender 200 ejemplares. Sin embargo, esa cifra ya se superó en un única día. Al final, el primer mes alcanzaron la cifra de 2.000 unidades, lo que les permitió seguir adelante. No solo eso. Hizo posible la anécdota que sigue.

En enero de 1975, un ejemplar de Popular Electronics llegó a manos de Paul Allen. En abril de ese mismo año, Allen y Bill Gates fundarán Microsoft en Albuquerque, Nuevo México. Allí estará su primera oficina. ¿El motivo de que dos jóvenes del estado de Washington, al norte del país, abran su empresa en Albuquerque, al sur? La respuesta es que su primer gran cliente tiene sede en esa misma ciudad. Y ese cliente es MITS, acrónimo de Micro Instrumentation and Telemetry Systems. Conocidos ese año por su producto estrella, el microordenador Altair 8800.

Fuente: First Computer Museum of Nova Scotia Society

Como vimos en un artículo anterior titulado Antes de Microsoft: Bill Gates creó su primera empresa a los 17 años, Allen y Gates se conocieron en Seattle, Washington, cuando ambos eran estudiantes de instituto y les apasionaba la informática. Circunstancias del destino, ambos se hicieron muy amigos e incluso crearon su primera empresa en 1972. El éxito fue tal que el propio Allen abandonó la Universidad Estatal de Washington en la que estaba estudiando para dedicarse al negocio empresarial. Por su parte, Bill Gates empezaría estudios en la Universidad de Harvard en paralelo a su aventura profesional.

De 1972 volvemos a 1975. Allen se fija en la portada del Popular Electronics de enero de ese año. Entre otros titulares, destaca el que dice “World’s First Minicomputer Kit to Rival Commercial Models…”. En castellano, “el primer kit de miniordenador del mundo que rivaliza con los modelos comerciales”. El titular viene acompañado del nombre Altair 8800, el mensaje “Save Over $1000”, ahorre más de 1.000 dólares en castellano. Y en el centro de la portada, una imagen del Altair 8800 ya montado.

La revista que inspiró al gigante de Redmond

A Allen le llama la atención la portada de Popular Electronics y se lo hace saber a Gates. A partir de aquí, a ambos se les enciende una bombilla y deciden escribir un software intérprete de BASIC compatible con Altair 8800. Así cualquiera podrá crear programas para este ordenador empleando el lenguaje de programación BASIC. Paul Allen viaja a Albuquerque, Nuevo México, donde está la sede de MITS, el fabricante del Altair 8800. Allí, Allen le cuenta su propuesta a Ed Roberts, cofundador de MITS. La idea le parece bien y contrata a Allen y Gates para que programen Altair BASIC.

Once de los primeros trece empleados de Microsoft en Albuquerque. De izquierda a derecha, de arriba abajo: Steve Wood, Bob Wallace, Jim Lane, Bob O'Rear, Bob Greenberg, Marc McDonald, Gordon Letwin, Bill Gates, Andrea Lewis, Marla Wood y Paul Allen. En la fotografía faltan Ric Weiland y Miriam Lubow

Y es así como nace Microsoft un 4 de abril de 1975. Entonces se llamó Micro-Soft. Allen y Gates crean su primer producto, Altair BASIC, que distribuirá MITS, su primer cliente. De ahí que dos jóvenes de Seattle, Washington, se muden temporalmente a Albuquerque, Nuevo México. Es más, Bill Gates dejará sus estudios en Harvard. Una decisión acertada, pues a finales de 1976, Microsoft había obtenido unos beneficios de 16.005 dólares.

No será hasta el inicio de 1979, un primero de enero, que Microsoft se trasladará a Bellevue, Washington. Por aquel entonces, la empresa está creciendo y necesita programadores. O al menos esa es una de las razones que se dan para explicar el traslado, que ese perfil profesional era difícil de encontrar en Albuquerque. Del traslado surge una fotografía icónica en la que aparecen once de los trece primeros empleados que tuvo Microsoft. Entre ellos, los dos fundadores, Bill Gates y Paul Allen.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.