Google sigue implementando cambios que buscan mejorar la experiencia de su navegador en dispositivos móviles. A principios de este año lanzó un rediseño de los resultados de búsqueda que aparecen en los smartphones. Hoy es el tuno de poner marcha un método de navegación más fluido e intuitivo.

La compañía de Mountain View describe a la novedad como "desplazamiento continuo". Precisamente se trata de eso. Cada vez que hagas una búsqueda en la versión móvil y llegues al final de la página, los resultados siguientes se cargarán automáticamente para que ahorres tiempo.

Antes de esta novedad, si llegabas al final de la página tenías que dar un paso más antes de ver los siguientes resultados, es decir, tocar en "Ver más". Pero ya no tendrás que hacerlo porque Google se encargará de ofrecerte el siguiente conjunto de resultados actualizado de forma continua.

Esta nueva experiencia de búsqueda está disponible para la versión web del buscador de Google. No importa si tu teléfono es Android o iPhone, podrás disfrutar de ella en el modo claro u oscuro tarde o temprano.

No obstante, debes saber que que la carga continua de resultados solo está disponible, por el momento, en Estados Unidos y en dispositivos en inglés. Eso sí, no tardará en llegar a todos los usuarios, incluidos los que usamos nuestros teléfonos en otros idiomas. Sin embargo, Google no ha brindado una fecha específica.

El rediseño de la búsqueda de Google que se menciona al principio ha sido uno de los cambio más grandes desde su nacimiento, algo que los usuarios han agradecido y vienen usando desde hace meses.

Las pantallas cada vez más grandes de los teléfonos y su capacidad para mostrar elementos multimedia de otra forma, exigían un cambio. Google lo escuchó y puso en marcha este diseño que tiene varios pilares.

El buscador de Google se enfoca en la facilidad de lectura del texto, muestra nuevos colores para resaltar lo más importante y "se siente más burbujeante y animado" gracias a sus iconos e imágenes redondeados, más espacio entre los elementos y una barra de búsqueda moderna.

Crédito: Google