El juego del calamar, dirigida por Hwang Dong-hyuk, no solo va rumbo a convertirse en una de las series más importantes de la historia de Netflix; también, aunque la serie haya sido estrenada hace menos de un mes, se ha convertido en una fenómeno de la cultura digital a través de múltiples memes que propios y extraños a la serie usan y entienden. Ese tipo de manifestaciones, entre otras cuestiones, comienzan a levantar el interés y las interpretaciones sobre el proyecto. 

Las explicaciones en relación con su crecimiento y cantidad de reproducciones son diversas. El juego del calamar se encuentra entre las series más vistas en todo el mundo, alcanzando el primer lugar en más de 90 países. Si bien no es la primera vez que Netflix consigue alterar el universo del streaming televisivo con alguna producción, en el caso de El juego del calamar hay algunas diferencias en comparación con producciones anteriores como Narcos, La casa de papel y Dark, por mencionar sólo tres éxitos contemporáneos de la empresa. 

El juego del calamar consiste en una distopía en la que los participantes del juego compiten por un premio final de más de veinte millones de dólares. Entre el ingreso y desarrollo de la competencia, se exponen distintas cuestiones a través de las cuales se descubre que no se trata sólo de dinero sino de la noción de éxito que se tiene en la actualidad o cómo las crisis económicas influyen en el bienestar de las personas, entre otros temas. 

A partir de esa polifonía de estímulos, lo lúdico con lo económico, lo económico con lo social, lo social con lo mental, El juego del calamar deriva en una dinámica intrigante, entretenida y que al mismo tiempo no deja de invitar a la reflexión. Esta es parte de la explicación del por qué, ya sumando los siguientes números sobre su impacto en la industria del streaming.

El juego del calamar: el fenómeno

A medida que El juego del calamar fue creciendo como contenido de interés, también se incrementó el volumen en relación con distintas métricas. A través de ella se puede estimar tanto el interés que genera la producción como el impacto que tiene el streaming en la actualidad, entre otras consideraciones. Para dimensionar el efecto de esta serie, basta revisar uno de los datos compartidos por el periodista Jován Pulgarín en The Objetive: “más de 14 millones de vídeos con el hashtag #SquidGame (nombre de la serie en inglés) se han publicado en la red social TikTok” desde su estreno. 

Según Parrot Analytics, de acuerdo con información de Vulture, El juego del calamar es “una sensación global de boca en boca” que genera 79 veces más interés que otros contenidos. Dentro de sus mediciones, Parrot Analytics incluye múltiples aspectos, desde rumores hasta búsquedas en Google, pasando por descargas ilegales para establecer este tipo de valoraciones. Hasta el momento, en Estados Unidos, sólo una serie ha sido más demandada que El juego del calamar: Stranger Things.

En algo en lo que El juego del calamar sí le ganó a Stranger Things es en el índice de demanda global, por delante de Money Heist (tercera temporada) y por delante de Sex Education, también de acuerdo con el estudio de Parrot Analytics. A este tipo de métricas se suman múltiples críticas favorables en relación con la serie, dentro de plataformas como Metacritic y Rotten Tomatoes, al igual que en IMDb, donde los televidentes ya lo ubican como el segundo programa más popular en el mundo. En ese registro, superó al éxito de Apple TV+, Ted Lasso, aunque se quedó por detrás de Sex Education

Dentro de otras variantes están los múltiples memes o la adaptación de filtros en Instagram para recrear parte del juego que se propone en El juego del calamar. En este sentido, la serie ha estado relacionado con una serie de polémicas que también influyen en que ese boca a boca se siga extendiendo.

Algunas notas de color

Una de las curiosidades más destacadas en relación con El juego del calamar es que varias productoras descartaron el guion desde hace diez años, hasta que Netflix dio con este nuevo fenómeno del straeming. A ésta se suman un par más:

  • Una usuaria de Tik Tok ha reclamado que la traducción de la serie no es la adecuada. Hay que recordar que el idioma original de la producción es coreano. ¿Cuántas personas en el mundo pueden tener nociones sobre este idioma? A partir de ahí, no es sencillo evaluar la calidad de la traducción. Sin embargo, Youngmimayer se animó a cuestionarla ante sus más de 200 mil seguidores. Por eso la resonancia. 
  • A la curiosidad anterior se suma otra polémica de una escala mayor. ¿En qué consiste esta? SK Broadband, una compañía de telecomunicaciones coreana, demandó a Netflix por no cubrir los gastos derivados del aumento de tráfico en la red. Puede que no sea un conflicto menor, si se tiene en cuenta que todo el litigio involucra al menos 23 millones de dólares. 

Mientras esas problemáticas se van resolviendo (más la segunda que la primera), lo más probable es que El juego del calamar seguirá dando de qué hablar por un rato más en Netflix. 

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.