Cada nueva actualización de Windows viene acompañada de polémica. En esta ocasión, actualizar a Windows 11 implica revisar el hardware de tu PC, comprobar que aguantará el nuevo software y si tienes determinados componentes como el módulo de plataforma segura, el dicho TPM 2.0, o una tarjeta gráfica compatible con DirectX 12. La buena noticia es que para saber si podrás actualizar sin problemas tienes varias opciones, además de la oficial, como WhyNotWin11, uno de los más populares.

En este artículo te ofrecemos tres comprobadores, tres aplicaciones fáciles de usar y gratuitas con las que sabrás si tu PC está preparado para ejecutar Windows 11 o si te encontrarás con algún problema, en especial relacionado con el hardware. Ten en cuenta que si tu ordenador tiene ya varios años, puede que no se termine de llevar bien con el nuevo Windows.

Requisitos oficiales de Windows 11

Si entras en la página oficial de Microsoft sobre Windows 11 verás un listado de especificaciones, características y requisitos que tu PC debería cumplir para usar esta nueva versión de Windows con normalidad.

  • Procesador: 1 GHz o más con 2 o más núcleos. Y arquitectura de 64 bits o SoC.
  • RAM: 4 GB.
  • Almacenamiento: 64 GB o más.
  • Firmware del sistema: UEFI compatible con Arranque seguro.
  • TPM: Módulo de plataforma segura (TPM) 2.0.
  • Tarjeta gráfica: Compatible con DirectX 12 o posterior con controlador WDDM 2.0.
  • Pantalla: Alta definición (720p) de más de 9 pulgadas y canal de 8 bits de color.
  • Conexión a internet y cuenta de Microsoft

Además, hay ciertos componentes necesarios para determinadas características de Windows 11, como un módem compatible con 5G para acceder a este tipo de redes móviles, un monitor HDR para disfrutar de HDR automático al jugar o al ver vídeo, un pendrive para usar la función BitLocker to Go, una unidad SSD NVMe de 1 TB o más para usar la función DirectStorage, etc.

WhyNotWin11

Empezamos por la opción más popular. Aunque Microsoft anunció que ofrecería una herramienta con la que comprobar si tu PC es compatible con Windows 11, ésta se hizo de rogar. Durante esta ausencia, otras apps han ocupado su lugar. Por ejemplo, WhyNotWin11.

Se trata de un sencillo script gratuito que puedes descargar desde GitHub. Cuando lo ejecutes, analizará tu ordenador y te dará información sobre los componentes del PC en relación a su soporte para Windows 11.

Entre otras cosas, WhyNotWin11 muestra la compatibilidad a nivel de arquitectura, arranque, CPU, soporte para DirectX, RAM, espacio disponible, etc. En rojo si no es compatible, en verde si lo es. Y si pulsas en los iconos de información, podrás saber más sobre cada componente analizado.

Win11SysCheck

También descargable desde GitHubWin11SysCheck se encarga de comprobar por ti si todos los componentes de tu ordenador se adecúan a las necesidades y requisitos propuestos por Microsoft para ejecutar Windows 11.

Procesador, almacenamiento local, tarjeta gráfica, elementos de seguridad… Esta herramienta realiza un análisis concienzudo y muestra todos los datos disponibles para que los veas en pantalla y puedas compararlos con los requisitos mínimos oficiales.

Por defecto funciona desde el símbolo de sistema, en modo texto, pero puedes probar su interfaz gráfica para ver los resultados de su análisis de una manera más próxima y organizada por categorías.

PC Health Check / Comprobación de estado del PC

Si lo prefieres, puedes acudir a la herramienta oficial de Microsoft. En inglés PC Health Check y en castellano Comprobación de estado del PC. Puedes descargarla gratis y ejecutarla en tu ordenador con Windows para comprobar su compatibilidad con Windows 11.

Actualizaciones disponibles, batería, almacenamiento, procesador, elementos de seguridad… Aunque la herramienta es más bien parca en información, te mostrará un aviso sobre si tu equipo es o no compatible con Windows 11. También podrás obtener más datos con las páginas oficiales a las que te dirigirá la propia aplicación.

Crédito: Microsoft

¿Qué ocurre si mi PC no cumple con los requisitos mínimos?

Pasar de Windows 10 a Windows 11 es relativamente fácil. Pero, claro, los componentes de tu ordenador deben estar a la altura. Escasez de RAM, almacenamiento local o una tarjeta gráfica o CPU antiguas pueden lastrar este proceso. La propia Microsoft recomienda que adquieras un nuevo equipo.

Si esto no es posible, quédate con Windows 10. Seguirás recibiendo actualizaciones periódicas y soporte oficial. Según la propia Microsoft, “seguirá proporcionado soporte técnico como mínimo a un canal semianual de Windows 10 hasta el 14 de octubre de 2025”.

Uno de los principales escollos para actualizar a Windows 11 tiene que ver con el hardware de seguridad TPM 2.0. Ausente incluso en equipos de reciente compra. De ahí que Microsoft haya tenido que dar un paso atrás y permitirte instalar Windows 11 en equipos sin TPM. La actualización o instalación no será tan fácil pero al menos no tendrás que desechar tu PC.