Cuando llega un embarazo deseado puede ser, para muchas parejas, un momento de inmensa felicidad. Sin embargo, en muchas ocasiones la espera hasta que llega el momento es muy complicada y larga, sobre todo cuando se han necesitado técnicas como la fecundación in vitro (también conocida como FIV). Sin embargo, la ciencia continúa investigando cómo mejorar este tipo de técnicas para hacer que el embarazo llegue cuanto antes.

Este es el ejemplo de Overture Life, una startup biotecnológica fundada por Martin Varsavsky, fundador de otras empresas como Jazztel; y dos científicos. El primero, José Horcajadas, antiguo director del laboratorio del Instituto Valenciano de la Infertilidad (más conocido por sus siglas, IVI). Y el segundo, Santiago Munne, que es el responsable de innovación y el científico que creó el primer test genético de embriones (PGT).

"Nuestra misión es automatizar los procesos de reproducción asistida, mejorando lo que son las tasas de éxito de los procesos de fecundación in vitro. Desarrollamos tecnología para las clínicas de fertilidad", explica desde el otro lado del teléfono Ana García Poyo, directora de operaciones de Overture Life. La empresa participó a finales de septiembre en el X Congreso de Biospain, organizado por la Asociación Española de Bioempresas (AseBio) y celebrado en Pamplona.

"El 9% de los bebés que nacen en España vienen de la fecundación 'in vitro'".

"España es un país clave en el mundo de la infertilidad; tiene un mercado de unos 130.000 ciclos. Es el tercer país con más ciclos, detrás de Estados Unidos y Japón. Y en toda Europa es de los más punteros a nivel de mercado", indica García. De hecho, "el 9% de los bebés que nacen en España son de FIV".

La fecundación 'in vitro' y el embarazo

De media se necesitan unos tres ciclos de fecundación 'in vitro' para que la mujer consiga quedarse embarazada

¿Qué es la fecundación in vitro? La FIV es uno de los últimos recursos que pueden utilizar las personas que quieren tener hijos mediante el embarazo. Gracias a la fecundación in vitro, una pareja con problemas para concebir puede hacerlo. Para ello se extraen varios óvulos de la mujer y se fecundan en el laboratorio para tener varios embriones. Después, se ponen en el útero y se espera que se implanten. Esto puede ser complicado, ya que si el embrión no se agarra bien, no habrá embarazo. Y en ese caso se debe esperar otro mes para intentar el siguiente embarazo. De hecho, de media se necesitan unos tres ciclos de fecundación in vitro para que la mujer consiga quedarse embarazada.

Como decíamos, el embarazo puede tardar en llegar en ciertos casos y puede ser doloroso para muchas parejas. Por este motivo, acortar el tiempo hasta el embarazo es necesario. Y en ello está trabajando Overture Life, que ya tiene un primer producto en fase de pruebas clínicas: el primer test metabolómico no invasivo.

Metabolómica

Para entender mejor cómo funciona este primer producto al que han bautizado como Metabolómica, hay que mirar atrás en el tiempo y volver a las investigaciones de Munne. Como explicábamos antes, este investigador creó el test genético de embriones que se recomienda hacer a las mujeres mayores de 35 años cuando se quedan embarazadas para saber si todo va bien con el embrión, que está sano y que tiene todos sus cromosomas emparejados (es euploide). "Con esta técnica haces una biopsia del embrión y esas células las analizas genéticamente. Esta biopsia es muy difícil hacerla en una clínica y es muy muy caro. Pero funciona", afirma García Poyo.

¿Y qué pasa con Metabolómica? Es una "reinvención" del que hizo Munne. En este caso se trata de un análisis del medio de cultivo en el que se desarrolla el embrión. "El embrión en un laboratorio de FIV debe estar cinco días en un medio de cultivo. Nosotros cogemos ese medio de cultivo y con nuestra tecnología y nuestro algoritmo podemos predecir por los biomarcadores que encontramos si ese embrión va a implantar o no. Y si va a ser euploide o no", explica la directora de operaciones de Overture Life.

"Nosotros no hacemos ni edición genética ni selección de un bebé a la carta"

Es importante señalar que en ningún momento se está haciendo edición genética ni bebés a la carta, afirma García Poyo. "Tiene que quedar claro que nosotros no hacemos ni edición genética ni selección de un bebé a la carta; es para que el embrión implante y la mujer no tenga que esperar otro mes más para quedarse embarazada. Es para reducir el tiempo hasta el embarazo", añade.

Dos pruebas clínicas para llegar antes al embarazo

En estos momentos se están llevando a cabo dos pruebas que se están realizando en dos clínicas de fertilidad; una es la New Hope de Nueva York y el otro es la Juana Crespo en Valencia (España), según indica García Poyo. Y, por el momento, todo parece indicar que Metabolómica tiene buenos resultados:

"Hemos visto que tenemos un 94% de precisión a la hora de si va a ser implantación o no y un 97% de concordancia con lo que hemos llamado PGT, es decir, con la euploidía o aneuploidía. Hacemos el diagnóstico de forma remota con un software y vamos a permitir a las clínicas que este test de embriones se convierta en algo mucho más barato. Y también más accesible para todos, porque una biopsia tiene su complejidad y a partir de los 35 años el PGT no es beneficioso". 

Ana García Poyo, directora de operaciones de Overture Life

Pero ¿cómo reduce esto el tiempo hasta el embarazo? Primero, sabiendo si el embrión está sano; ya que los embriones que no son viables suelen conllevar un aborto natural, aunque en un primer momento pueda implantarse. Esto es importante porque "cuando haces un ciclo de reproducción asistida tienes cinco embriones y tienes que decidir el orden en el que se van a transferir", indica García Poyo. Y, después, sabiendo cuáles no vas a implantar. "Sobre todo somos capaces de distinguir muy bien los embriones que no van a implantar".

Mirando hacia la automatización de la fecundación 'in vitro'

Unsplash

No obstante, como explicaba García Poyo al principio: "Nuestra visión final es tener un laboratorio de embriología completamente automatizado". Y por este motivo, Overture Life ya está trabajando en ello. Desde la fecundación in vitro en un biochip hasta una máquina (Natural Life) que haría embriones de FIV de manera convencional, pasando por la automatización de la vitrificación.

Para entender un poco más esto de la automatización de la fecundación in vitro, veamos qué se puede hacer con la Natural Life, la máquina que haría embriones de FIV. Sería hacer todos los pasos que hasta ahora se hacía de forma manual: fertilización, denudación, incubación y congelación de embriones. Es una máquina que se basa en que se hace en un biochip, que es una pieza de plástico que permite que el espacio sea controlado. De esta forma, nos permite imitar lo que pasa dentro del cuerpo.

En definitiva, la ciencia y la tecnología avanzan. Y hasta procesos que llevan más de cuarenta años haciéndose, como es el caso de la fecundación in vitro, pueden cambiar a mejor. En este caso, parece que la opción que hará que el embarazo llegue antes es la automatización.