Virgil Griffith, uno de los desarrolladores de la Fundación Ethereum, se declaró culpable de conspirar con Corea del Norte. La noticia se confirmó a comienzos de esta semana, a través del Departamento de Justicia de Estados Unidos.

El experto en criptomonedas reconoció haber violado la Ley de Poderes Económicos Internacionales de Emergencia (IEEPA, por sus siglas en inglés); por ello, ahora espera por una sentencia definitiva. Sin embargo, esta se conocerá en enero de 2022. Su decisión causó sorpresa, ya que se confirmó justo cuando tanto la defensa como la fiscalía estaban preparando el juicio. De hecho, la elección del jurado finalizó el mismo lunes en que el acusado asumió el cargo de conspiración.

De acuerdo con la justicia estadounidense, Virgil Griffith conspiró con Corea del Norte al brindar "asesoramiento técnico sobre el uso de criptomonedas y tecnología blockchain para evadir sanciones".

Virgil Griffith y la conferencia en Corea del Norte que sella su destino

Los problemas de Virgil Griffith comienzan en noviembre de 2019. En dicho momento es detenido por participar en una conferencia de criptomonedas realizada en Corea del Norte en abril del mismo año. Sin embargo, Estados Unidos ya estaba tras sus pasos por sus supuestos vínculos previos con la controversial nación asiática.

"Griffith, [...] comenzó a formular planes ya en 2018 para brindar servicios a personas en la República Popular Democrática de Corea (RPDC) mediante el desarrollo y financiamiento de una infraestructura de criptomonedas allí, incluido el minado de criptomonedas", menciona la justicia estadounidense; y agrega: "Virgil Griffith sabía que Corea del Norte podría utilizar estos servicios para evadir y evitar las sanciones de Estados Unidos, y para financiar su programa de armas nucleares y otras actividades ilícitas".

CoinDesk explica que el integrante de la Fundación Ethereum fue liberado bajo fianza en 2020. Sin embargo, actualmente se encuentra en prisión por intentar violar los términos de la libertad condicional. Vale destacar que si bien Virgil Griffith es ciudadano estadounidense, residía en Singapur al momento de su arresto.

Virgil Griffith, científico investigador de la Fundación Ethereum | Foto: CoinDesk

Según el Departamento de Justicia de Estados Unidos, el acusado sabía a qué tipo de castigos se exponía al participar de la conferencia de criptomonedas en Corea del Norte que, al fin y al cabo, parece haber sellado su destino. El informe oficial indica que el Departamento de Estado le negó el permiso para viajar al país asiático, pero lo hizo de todos modos.

En la Conferencia de Criptomonedas de la RPDC, Virgil Griffith y sus co-conspiradores brindaron instrucciones sobre cómo Corea del Norte podría usar la tecnología blockchain y de criptomonedas para lavar dinero y evadir sanciones. Las presentaciones [...] fueron aprobadas por funcionarios norcoreanos y se centraron, entre otras cosas, en cómo la tecnología blockchain, como los "contratos inteligentes", podría utilizarse para beneficiar a la RPDC, incluso en las negociaciones sobre armas nucleares con Estados Unidos.

Departamento de Justicia de Estados Unidos

El alto coste de la conspiración con Corea del Norte

Pero la acusación contra Virgil Griffith por conspirar para violar la Ley de Poderes Económicos Internacionales de Emergencia no se limita a su participación en la conferencia sobre criptomonedas. Al parecer, el desarrollador de Ethereum también respondió preguntas específicas sobre el tema, incluso de representantes del gobierno norcoreano.

Foto por Micha Brändli en Unsplash

Además, Estados Unidos asegura que el acusado montó planes de intercambio de criptomonedas entre Corea del Norte y Corea del Sur, algo también prohibido. E incluso indica que habría intentado "reclutar" a otros ciudadanos estadounidenses para ofrecer "servicios similares" a otras personas de la nación asiática.

Por lo pronto, desde la Fundación Ethereum no han hecho declaraciones con respecto a la situación de Virgil Griffith; vale destacar que formaba parte de la misma desde 2016. El cargo de conspiración por violar la IEEPA puede costarle al desarrollador una pena máxima de 20 años en prisión.