En poco tiempo, TikTok se ha convertido en un fenómeno que atrae a cada vez más usuarios —principalmente jóvenes— fuera de las fronteras asiáticas. Tanto, que ahora un nuevo análisis sugiere que la red social china de los vídeos verticales ha superado el tiempo de visualización promedio de YouTube en Estados Unidos y Reino Unido en teléfonos Android.

Los datos, presentados por la BBC, provienen de un análisis de App Annie, que tiene en cuenta el tiempo medio que pasan los usuarios en las redes sociales y que califica el crecimiento de TikTok como una "revolución del panorama social y del streaming". No obstante, YouTube conserva el primer lugar en lo que a tiempo total invertido se refiere.

Esto último se debe a que YouTube cuenta con un estimado de 2.000 millones de usuarios activos mensuales. TikTok, por su parte, alega tener alrededor de 700 millones de usuarios. Por lo tanto, se podría decir que, TikTok logra retener más tiempo a cada usuario que accede, pero YouTube, pese a su menor retención, logra un total de tiempo superior gracias al mayor número de usuarios.

El medio británico indica que el promedio de tiempo de visualización de TikTok superó al de YouTube en junio de 2020, y no ha parado de crecer desde ese momento. En Estados Unidos, el portal de vídeos de Google superó a su competidora china en abril de 2021. Los datos, como se menciona al principio, corresponden a usuarios de teléfonos Android.

YouTube impulsa Shorts para hacer frente a TikTok

Pero YouTube no quiere quedarse atrás y ya ha movido ficha. En este sentido, la compañía puso en marcha a finales del año pasado su función denominada "Shorts". Se trata de un modo de compartir vídeos en formato corto y vertical, pensado para su consumo en teléfonos móviles. Se trata de una propuesta muy similar a lo que ofrece TikTok en la actualidad.

La interfaz de usuario que muestra un vídeo tras otro y su avanzado algoritmo de recomendación que no deja de mejorar juegan a favor para atraer a los usuarios. Precisamente, a principios de agosto TikTok se convirtió en la aplicación más descargada del mundo, superando a gigantes históricos de las redes sociales como Facebook, Messenger e Instagram.