A estas alturas de la serie, decir que The Walking Dead (Frank Darabont y Angela Kang, desde 2010) es la adaptación televisiva de los cómics homónimos (2003-2019) del guionista Robert Kirkman y los dibujantes Tony Moore y Charlie Adlard es una auténtica obviedad. Pero no parece impertinente recordarlo si queremos saber, por ejemplo, si los nuevos enemigos de cuyas atrocidades habla Maggie Rhee (Lauren Cohan) a partir de su reaparición en el último tramo de la décima temporada provienen de la obra original.

Tanto el grupo del Philip Blake, el Gobernador (David Morrissey), como el de los Salvadores de Negan (Jeffrey Dean Morgan) o la escalofriante horda de los Susurradores de Alfa (Samantha Morton) y Beta (Ryan Hurst) salieron de las oscuras páginas ilustradas. Pero ese no es el caso de los temibles Segadores, a quienes hemos podido ver con todo su implacable empeño destructivo en el episodio “Hunted” (11x03).

Unos villanos originales de la adaptación de ‘The Walking Dead’

AMC

La respuesta a una duda tan razonable es que esta violenta cuadrilla procede de la propia imaginación de Angela Kang y su equipo de narradores cinematográficos. Y no nos debería extrañar lo más mínimo teniendo en cuenta que The Walking Dead ha modificado muchísimas cosas del planteamiento de Robert Kirkman en la publicación.

“Siempre estamos tratando de pensar, especialmente si no son del cómic, ¿qué hace que un grupo se destaque?”, le ha dicho Angela Kang a Alec Bojalad durante una entrevista para Den of Geek. “En este caso, pensamos: «Nunca nos hemos encontrado con un grupo en el que cada persona sea su propio John Rambo, un asesino entrenado desde antes del apocalipsis». Creo que fue algo que nos pareció interesante”.

Para inquietar a los espectadores fieles a The Walking Dead como lo consiguen, su apariencia debe servir a este propósito. “En términos de vestuario, nos basamos en muchas inspiraciones diferentes”, explica Angela Kang sobre los Segadores. “Algo de eso fue simplemente interesante, como el arte conceptual de un mundo postapocalíptico; algo así como un mundo de fantasía. Jim [Barnes] y yo, que escribimos el episodio, somos grandes jugadores. Así que había ciertas cosas de juegos apocalípticos que eran como: «Oh, ya sabes, que sea un poco divertido; esta esencia»”.