Starlink, el servicio de Internet satelital de SpaceX, saldrá de su estado beta el próximo mes de octubre. Así lo ha indicado el propio director ejecutivo de la compañía, Elon Musk, en una respuesta a un usuario de Twitter.

El fin de la fase de pruebas es un paso importante para la disponibilidad general del servicio, hasta ahora limitado a un reducido número de usuarios en una docena de países entre los que se encuentran Estados Unidos, Canadá y Reino Unido.

La reciente promesa de Elon Musk coincide con las declaraciones de la presidenta de Gwynne Shotwell, quien anunció en junio que los 1.800 satélites de Starlink alcanzarían su órbita operativa en septiembre.

Para ese entonces, Starlink contará con los suficientes satélites para brindar cobertura en todo el mundo —a excepción de los polos—. El enjambre satelital, además, será capaz de comunicarse entre sí.

No obstante, se trata de los primeros pasos de un ambicioso plan para alcanzar una constelación de 12.000 satélites en órbita durante esta década con el objetivo de seguir ampliando las capacidades del servicio.

“A medida que lancemos más satélites, instalemos más estaciones terrestres y mejoremos nuestro software de red, la velocidad de los datos, la latencia y el tiempo de funcionamiento mejorarán notablemente”, aseguran desde Starlink.

Actualmente, Starlink, a través de su programa 'Better than Nothing Beta', ofrece velocidades de 50Mb/s a 150Mb/s y latencias de 20ms a 40ms. No obstante, Elon Musk espera duplicar la velocidad de descarga y bajar la latencia por debajo de los 20ms.

Crédito: SpaceX

La compañía ha registrado subsidiarias en España, México, Italia, Argentina, Chile y otros países. En el caso de España es posible reservar una plaza por 99 euros para cuando el Internet de Starlink llegue oficialmente "a finales de 2021".

Pero para que el servicio funcione necesita un kit de instalación que incluye un terminal, un router Wi-Fi y la antena satelital cuyo costo es de 499 euros. A eso se le deben sumar 60 euros del envío y 99 euros mensuales del servicio.

Como se puede ver se trata de precios más elevados que los que suelen ofrecer las operadoras de toda la vida. Sin embargo, Starlink puede ser una buena opción para zonas rurales de poca o nula conectividad.