Christopher Nolan volverá a desarrollar una película ambientada en la Segunda Guerra Mundial. Después de Dunkerque (2017), el cineasta ya trabaja en otro film relacionado con ese momento histórico. A diferencia de la película citada se espera que esta producción nueva sea una mucho más dramática, introspectiva y menos bélica. El foco principal podría estar en la historia de un solo hombre, J. Robert Oppenheimer. 

¿Por qué este personaje resulta interesante para Christopher Nolan? Porque J. Robert Oppenheimer es reconocido como uno de los principales creadores de la bomba atómica. Oppenheimer fue uno de los científicos involucrados en el Proyecto Manhattan a través del cual se produjeron las primeras armas nucleares de la humanidad. Luego de comenzar trabajos en 1942. La primera bomba nuclear fue detonada en Nuevo México el 16 de julio de 1945 como parte de la Prueba Trinity.

Luego de esa prueba inicial, explotaron las bombas nucleares en Hiroshima y Nagasaki entre el 6 y 9 de agosto de 1945. Se estima que murieron más de 200 mil personas debido a esos ataques que alteraron el rumbo de la Segunda Guerra Mundial. A esto se suman las posteriores consecuencias históricas, culturales, sociales, geopolíticas, entre otras, que se produjeron debido a esos hechos en los que J. Robert Oppenheimer tuvo un papel clave. Ese contexto es parte de la base de interés que genera esa persona en Christopher Nolan.

La próxima película de Christopher Nolan:
¿qué se dice?

Christopher Nolan, durante la filmación de su más reciente película, Tenet (2020)

De acuerdo con información de Screenrant, si bien se espera que esta próxima película de Christopher Nolan no tenga tanta acción, hay expectativa en un hecho particular: la exposición. De una u otra forma, se sospecha que el director no podría omitir dentro de su narrativa el estallido de las bombas. Por tanto, ya se rumorea con que la adaptación de las exposiciones de las bombas atómicas podría ser la mayor exposición filmada en la historia del cine. 

De momento, ese honor lo tiene 007: Spectre (Sam Mendes, 2015). Sin embargo, teniendo en cuenta que Christopher Nolan suele apoyarse en múltiples recursos cinematográficos durante sus proyectos y que la dimensión de la explosión de las bombas nucleares ya es bastante amplia, es lógico que se comiencen a enlazar cuestiones en este sentido. El medio citado recuerda que el estallido organizado durante la película del agente secreto más famoso del mundo contó con 33 kilogramos de explosivos y alrededor de 2 mil litros de combustible, además de requerir distintos detonadores. 

Se estima que el presupuesto inicial para esta película será de, al menos, 100 millones de dólares. Por tanto, es válido pensar que no será una producción plana en cuanto a narrativa o sólo enfocada en un aspecto J. Robert Oppenheimer. Aunque pueda parecer redundante, conviene insistir que el director estaría adaptando a una de las personas clave en la historia contemporánea de la humanidad, por no entrar a mencionar la importancia de esas exposiciones (si es que es posible separar al científico de ellas, algo que no parece factible). 

Esta será la primera película que Christopher Nolan hará con Universal, luego de cerrar su acuerdo con Warner Bros. Con este estudio hizo películas como la trilogía de Batman (2005) hasta Tenet (2020), su última producción hasta este momento.