Como cada año, antes de la celebración de los prestigios Premios Nobel, se entregan los Ig Nobel. Se trata, sin dudas, de uno de los galardones más disparatados de la ciencia, calificados por la revista de humor científico Annals of Improbable Research (Anales de Investigaciones Improbables) como una forma de "hacer reír y, luego, pensar".

Este año, debido a la situación sanitaria, los Ig Nobel no pudieron llevarse a cabo en su sede tradicional de la Universidad de Harvard. En cambio, se celebraron en línea.
Algunas de las investigaciones reconocidas fueron: el orgasmo como descongestionante nasal y qué sucede cuando los rinocerontes están suspendidos en el aire.

En la celebración de la gala, como ya es habitual, participaron diferentes premios Nobel reales. Curiosamente para hacer entrega de estos galardones antagonistas a los de la Academia Sueca. Entre ellos se encontraban Frances Arnold (química, 2018), Eric Maskin (economía, 2007) y Carl Weiman (física, 2001).

Todos los ganadores de los Ig Nobel 2021

Medicina. ¿Puede el sexo mejorar la función nasal?: una investigación alemana, turca y británica fue premiada en los Ig Nobel porque, según sus autores, los orgasmos sexuales pueden ser tan efectivos como los fármacos para la descongestión nasal.

Biología. Un análisis acústico comparativo del ronroneo en cuatro gatos: investigadores suecos analizaron las variaciones en ronroneo, canto, parloteo, trino, jugueteo, murmullo, maullido, gemido y otros modos de comunicación entre gatos y humanos.

Ecología. El bacterioma del chicle desechado: los Ig Nobel reconocieron el trabajo de un grupo de investigadores dirigido por el Doctor en biología español Manuel Porcar. Este utilizó análisis genéticos para identificar las diferentes especies de bacterias en chicles desechados pegados en las aceras en diferentes países.

Química. El olor en el cine como herramienta para clasificar películas: investigadores de Alemania, Reino Unido, Nueva Zelanda, Grecia, Chipre y Austria analizaron químicamente el aire dentro de las salas de cine, para probar si es posible identificar el género de la película que están viendo de acuerdo a los olores producidos.

Crédito: Ministerio de Medio Ambiente de Namibia

Transporte. Transporte aéreo de rinocerontes boca abajo: investigadores liderados por Robin Radcliffe analizaron los efectos del transporte aéreo en rinocerontes con el objetivo de identificar si es más seguro transportarlos boca abajo. En algunas zonas, los rinocerontes en peligro de extinción son trasladados de forma aérea para garantizar la su reproducción.

Economía. La obesidad de los políticos de un país es un indicador de la corrupción. Investigadores franceses, suizos, austríacos, australianos y checos también recibieron su Ig Nobel. Investigaron si la masa corporal está "altamente relacionada" con los indicadores de corrupción.

Paz. Los hombres desarrollaron barbas para protegerse de los golpes en la cara: para Ethan Beseris y su equipo, la barba puede servir, de manera similar al pelo largo de la melena de un león, para "proteger áreas vitales como la garganta y la mandíbula de ataques letales”.

Física. Por qué los peatones chocan o no unos con otros: un equipo internacional de europeos, estadounidenses y taiwaneses realizaron experimentos para aprender por qué los peatones no chocan una y otra vez con otros peatones.

Cinética. La anticipación mutua puede contribuir a la autoorganización en multitudes humanas: un equipo liderado por Hisashi Murakami invirtió lo abordado por la categoría física e hizo estudios para comprender por qué los peatones a veces chocan con otros peatones.

Entomología. Cucarachas en los submarinos: miembros de la Universidad de Oxford estudiaron nuevos métodos para desinsectar submarinos y así acabar con las cucarachas. Este fue el último de los proyectos reconocidos por los Ig Nobel.