Todos queremos que nuestra computadora se encienda en segundos, ejecute cualquier tarea en un abrir y cerrar de ojos y no tengamos que esperar a que cargue una página. Pero no siempre es posible. El tiempo pasa y tu PC se vuelve lento. Un ordenador lento es un problema, pero siempre hay soluciones, desde el hardware y desde el software. Si eres de los que piensa “mi ordenador va muy lento”, tienes dos opciones.

La del hardware pasa por adquirir un ordenador nuevo o mejorar el que ya tienes. Añadir más RAM o incluir un disco SSD para ejecutar Windows y las aplicaciones y juegos son los dos cambios que más notarás en tu día a día.

Y desde el punto de vista del software, Microsoft nos recomienda varias tareas de mantenimiento para acelerar Windows 10 y así lograr que tu ordenador lento se comporte mejor que antes. Tal vez no resuelvas el problema del todo pero sí notarás algún cambio para poder trabajar sin problemas.

¿Está todo actualizado?

Primer consejo. Actualizar. Microsoft recomienda actualizar Windows para tener todos los parches, correcciones, arreglos y controladores al día. Así resolverás problemas, errores y conseguirás que tu equipo disponga del mejor software.

Normalmente, Windows se actualiza por su cuenta, pero no está de más comprobar si se ha dejado alguna actualización. Tendrás que ir a Inicio > Configuración > Actualización y seguridad > Windows Update > Buscar actualizaciones.

Reiniciar, el nuevo ‘Apagar y encender’

Hay un gag muy famoso de la divertida serie IT Crowd en el que como solución a cualquier problema informático, los técnicos recomiendan apagar y encender el ordenador. Es gracioso, pero resulta muy efectivo en muchos casos. También cuando piensas algo así como "mi ordenador va muy lento".

En ocasiones, el problema de que tu PC vaya lento es temporal y se debe a un problema ocasional. Reiniciar el equipo resolverá el problema. Tan fácil como ir a Inicio > Apagar o reiniciar > Reiniciar.

El malware vuelve tu ordenador lento

Un síntoma de que tu computadora está infectada es que, en pocos días, su rendimiento se haya visto perjudicado. Las páginas tardan mucho en cargar pese a que la conexión es buena, Windows carga mucho más lento que antes… Tal vez has visitado páginas que no debieras y tienes malware en tu equipo.

Aunque Windows incorpora herramientas de seguridad en tiempo real para detectar virus y malware en general, en ocasiones puede que se le pase algo. Encontrarás estas herramientas bajo el nombre Seguridad de Windows en Inicio > Configuración > Actualización y seguridad > Windows Security**.

Una vez en Seguridad de Windows, comprueba que el antivirus está actualizado. Si no es así, pulsa en Protección contra virus y amenazas > Buscar actualizaciones. Luego podrás realizar un análisis, rápido o completo, de tu ordenador.

Cuando te deshagas del malware, verás cómo tu PC lento se vuelve más rápido que antes. Más rápido y más seguro.

Los programas de inicio, fuera

Cuando el problema de que mi ordenador va muy lento afecta exclusivamente al arranque de Windows, puede que la clave esté en los programas que cargan al inicio. Los verás en Inicio > Configuración > Aplicaciones > Arranque.

Algunos serán útiles. Pero otros verás que no te sirven de nada o que son prescindibles. Cuantos más desactives, mejor. Si algo va mal, puedes volverlos a activar de nuevo. También encontrarás esta lista en el Administrador de tareas de Windows.

De los programas de inicio destaca uno que viene por defecto con Windows. Si no utilizas OneDrive para guardar tus archivos y documentos en la nube, puedes prescindir de él. Primero deberás pausar la sincronización, si alguna vez lo configuraste. Si no es así, simplemente ciérralo y elimínalo de la lista de programs de inicio.

Ajustar la apariencia de Windows

Los efectos visuales, las animaciones y los efectos de sombra de Windows afectan a su rendimiento en un PC lento u ordenador lento. Desactivando estas opciones estéticas lograrás que acelerar Windows 10 para que se comporte mejor con los recursos disponibles.

Deberás buscar “rendimiento” en el cuadro de búsqueda. Encontrarás la opción Ajustar la apariencia y el rendimiento de Windows. En la pestaña Efectos visuales, selecciona Ajustar para mejorar el rendimiento. Finalmente, pulsa en Aplicar.

Tras reiniciar tu PC, notarás las diferencias visuales pero también en rendimiento. Un pequeño sacrificio para que tu computadora rinda mejor.

Aumentar el tamaño del archivo de paginación

El archivo de paginación es una manera que emplea Windows para usar como memoria. Aprovechando el espacio libre de tu disco duro, el sistema operativo puede ampliar la memoria disponible mediante software. Cuanto mayor sea ese archivo, mejor. Así que si mi ordenador va muy lento, puedo hacer más grande ese archivo.

Para cambiarlo tendrás que ir a Propiedades del sistema. Lo encontrarás a través del buscador. En la pestaña Avanzadas > Rendimiento > Configuración encontrarás Opciones de rendimiento. Ahí también tendrás que entrar en Avanzadas. En Memoria virtual verás la cantidad configurada y podrás aumentarla.

Puedes confiarle la tarea a Windows marcando la casilla Administrar automáticamente el tamaño del archivo de paginación para todas las unidades. Si quieres cambiar el tamaño del archivo por tu cuenta, ten en mente que ese archivo ocupa espacio en tu disco duro. Microsoft recomienda que el archivo de paginación sea 1’5 mayor que la memoria RAM de tu PC. Pero puedes ir más allá si tu disco lo permite.

Un disco duro con espacio, un PC menos lento

Relacionado con el punto anterior. Si tu disco duro está muy lleno, el rendimiento de tu ordenador también se verá perjudicado. Así que conviene tener un disco espacioso para que todo el equipo funcione como debe.

Desde Inicio > Configuración > Sistema > Almacenamiento puedes ver el espacio ocupado y liberarlo eliminando archivos innecesarios. También te será de utilidad desinstalar aplicaciones y juegos que ya no utilizas.

Activando el Sensor de almacenamiento, el proceso de limpieza se realizará de manera automática cuando sea posible. En concreto, se vaciará la Papelera y se borrarán archivos temporales de instalaciones y tareas previas.

ReadyBoost, más memoria con un USB

Volviendo a la falta de memoria para que Windows rinda suficiente. Si no basta con ampliar el archivo de paginación y no tienes espacio suficiente en tu disco duro, puedes usar una memoria USB a modo de memoria RAM adicional. Una ayuda externa ante el problema de "mi ordenador va muy lento".

Como mínimo debe tener 500 MB de espacio. No podrás usarlo para guardar nada, ya que hará de memoria adicional para tu PC.

Esta función se llama ReadyBoost y se puede activar desde el Explorador de archivos. Haciendo clic derecho en una memoria USB, pulsamos en Propiedades. En la pestaña ReadyBoost, activamos la opción Usar este dispositivo.

Volver al primer día con Restaurar

Si todo lo anterior no ha servido de nada para acelerar Windows 10 u otra versión de Windows, no queda otra que limpiar el ordenador de forma drástica. Con Restaurar sistema, podrás acelerar Windows 10 simplemente eliminando todo lo que hay en el ordenador devolviendo el sistema operativo a su estado original. Antes de que instalaras aplicaciones y realizases los cambios que te han llevado a que tu PC vaya lento.

Desde Inicio > Configuración > Actualización y seguridad > Recuperación > Restablecer este PC podrás reinstalar Windows. Puedes hacerlo eliminando todos tus archivos o manteniéndolos. Mantendrás tus archivos pero se eliminarán configuraciones y aplicaciones.

Otra opción es restaurar eliminándolo todo. En este caso, si quieres guardar algo, cópialo a una memoria o disco externos.