Los términos de uso de Amazon Web Services (AWS) son tan detallados que incluso incluyen una excepción en caso de que ocurriese una caída de la civilización por medio de un apocalipsis zombi. Sí, como estás leyendo.

El mencionado documento legal sobre los servicios de la compañía estadounidense tiene una sección que hace referencia a Lumberyard. Se trata un motor de videojuegos que permite a los desarrolladores crear o alojar sus juegos en AWS.

Amazon deja claro en dicho documento que Lumberyard no puede ser utilizado en sistemas críticos para la vida o la seguridad. Por ejemplo, para el funcionamiento de "equipos médicos, sistemas de transporte automatizado o vehículos autónomos".

La compañía, con el objetivo de despejar cualquier duda, también prohíbe que su motor de juegos se utilice para el "control de aeronaves o de tráfico aéreo, instalaciones nucleares, naves espaciales tripuladas o de uso militar".

Los mencionados puntos, por lo tanto, permitirían que la compañía luche por sus derechos legales en determinadas circunstancias. Por ejemplo, si la NASA decidiera incorporar Lumberyard en alguna de sus naves o si a alguien se le ocurriera utilizar ese software para controlar una central nuclear. Pero la cosa no queda ahí.

Amazon y sus estrambóticas excepciones

Felixtz

La cláusula 42.10 del citado documento establece ciertas excepciones a esta restricción. Concretamente, dice que no se aplicará "en caso de que ocurra (certificado por los CDC o el organismo sucesor) una infección viral generalizada".

Por si esto fuera poco, Amazon también indica que la enfermedad debe ser "transmitida a través de picaduras o contacto con fluidos corporales". Y aclara que esta debe hacer que "los cadáveres humanos revivan y traten de consumir carne humana viva, sangre, cerebro o tejido nervioso".

Como broche de oro, la compañía vaticina que dichos eventos probablemente resulten en "la caída de la civilización organizada". El lado bueno de tales eventos catastróficos es que los desarrolladores tendrían permiso para utilizar este motor de juego sin restricciones. Eso sí, no queda muy claro como Lumberyard podría ayudar a detener una catástrofe global de esas magnitudes. Probablemente, a esa altura de las circunstancias, los servidores de la compañía estadounidense ya habrían sido tomados por zombis.

Las otras páginas del documento con los términos de servicio de Amazon Web Services abundan en conceptos legales, como cualquier otro de este tipo. Sin embargo, parece que alguien con buen sentido del humor dejó volar su imaginación.