Amazon destruye millones de productos nuevos en sus almacenes de Reino Unido. La compañía se deshace regularmente del stock, sin importar qué artículos son, ni en qué condiciones se encuentran. Así lo revela una investigación de la televisión británica, divulgada recientemente.

Según ITV News, solamente en el almacén de Amazon en Dunfermline, Escocia, se han destruido casi 130 mil artículos por semana. Por tratarse de una práctica habitual de la empresa, dicha cifra se multiplica rápidamente al contabilizar que la firma de Jeff Bezos opera 24 centros logísticos en Reino Unido.

En muchos casos, los productos destruidos en los almacenes de Amazon son nuevos y se encuentran en su envoltorio. De acuerdo con el informe, se desechan desde ordenadores portátiles y tablets hasta joyas, libros, electrodomésticos, extensiones eléctricas y mascarillas, entre otros. Corren con la misma suerte aquellos elementos que son devueltos por los clientes, en su mayoría en muy buenas condiciones.

La investigación ha generado preocupación por el impacto medioambiental de esta práctica. Si bien una parte de los objetos destruidos es enviada a centros de reciclado, camiones de Amazon han sido rastreados descargando basura en vertederos.

El informe de ITV News se basa en declaraciones de un exempleado de Amazon y en filmaciones obtenidas por medio de cámaras ocultas. Todas las semanas, cientos de miles de artículos son marcados en los almacenes de la compañía para su destrucción. De acuerdo con la información, la práctica no es ilegal.

¿Por qué Amazon destruye millones de productos nuevos en Reino Unido?

Imágenes: ITV News

Amazon almacena productos de un gran número de proveedores que utilizan su plataforma de comercio electrónico. Si el tiempo pasa y los artículos en cuestión no se venden, el almacenamiento es cada vez más costoso. Así, resulta más económico destruirlos que continuar pagando por tenerlos guardados en un centro de distribución.

Según un documento filtrado, solamente durante una semana de abril se destruyeron 124.332 elementos en el almacén de Dunfermline. En el mismo período, apenas otros 28 mil fueron destinados a donaciones.

"En general, el 50 por ciento de todos los artículos están sin abrir y aún en su envoltorio retráctil. La otra mitad son devoluciones y están en buenas condiciones. El personal simplemente se ha vuelto insensible a lo que se les pide que hagan", manifestó el extrabajador de Amazon a ITV News.

Por su parte, Sam Chetan-Welsh, representante de Greenpeace en Reino Unido, expresó su malestar por esta práctica. "Cosas que ni siquiera se han usado una vez, y que no se utilizarán en absoluto, van directamente desde la línea de producción a la basura. Mientras el modelo comercial de Amazon se base en este tipo de cultura de eliminación, las cosas solo empeorarán. El gobierno debe intervenir y promulgar legislación de inmediato", aseguró.

El secretario de Comercio, Energía y Estrategia Industrial del Reino Unido, Kwasi Kwarteng, también opinó al respecto. Si bien aseguró que aún no leyó el reporte relacionado al tema, aseguró que "sería muy decepcionante si fuera cierto".

¿Qué dice Amazon con respecto a la destrucción de productos en sus almacenes? John Boumphrey, jefe de la firma en Reino Unido, asegura que están trabajando para ya no desechar artículos y que la prioridad es donarlos, revenderlos o reciclarlos. Según el directivo, la cantidad de objetos destruidos es "extremadamente pequeña".