Amazon no es precisamente una empresa que se distinga por los beneficios que otorga a sus empleados. Tras el escándalo de infecciones masivas de coronavirus en sus almacenes, la compañía ahora es señalada por sus estrictas políticas de horarios que obligan a los empleados a orinar en botellas de plástico.

De acuerdo con Motherboard, los empleados orinan en botellas de plástico o vasos de café mientras realizan su turno para no sufrir retrasos. Los repartidores entregan hasta 300 paquetes por día durante su jornada de 10 horas y un desvío de la ruta para buscar un sanitario les costaría el trabajo.

La compañía presiona a sus trabajadores para concluir con las rutas antes de que acabe su turno. Si se retrasan, reciben infracciones que derivan en un despido. Según uno de los repartidores, encontrar un baño implica conducir de 10 a 15 minutos, o el doble si consideramos el camino de vuelta.

El empleado de Amazon confesó que orina en una botella en la parte trasera de la furgoneta, lejos de los paquetes. Primero se estaciona y encuentra un lugar en su vehículo donde pueda orinar, luego de eso se limpia las manos con desinfectante y vuelve a su camino.

La práctica es común entre los repartidores, aunque ya llegó a los almacenes. En Reddit se comparten fotografías de botellas con orines que dejan algunos empleados del turno anterior dentro del vehículo o en algún punto de las bodegas. Otros presumen los recipientes que usarán para hacer sus necesidades.

En algunos casos los empleados llenan hasta tres botellas y las olvidan en la parte trasera. Otros utilizan el vaso del café de McDonalds y lo dejan en el posavasos. Con el calor y la poca ventilación, las furgonetas de Amazon huelen peor que un sanitario del Santiago Bernabéu.

Amazon no cree que sus empleados orinen en botellas

Botellas con orines de un empleado de Amazon Delivery (c) Motherboard

Luego de ser señalada por el senador estadounidense, Mark Pocan, Amazon negó que sus empleados realicen esa práctica, y que de ser así, nadie trabajaría para la empresa.

"Pagarle a los trabajadores $ 15 por hora no lo convierte en un "lugar de trabajo progresista" cuando se rompe el sindicato y hace que los trabajadores orinen en botellas de agua.", señaló el político estadounidense en un tweet dirigido a Dave Clark, jefe de operaciones en Amazon.

En respuesta, la cuenta de Amazon News sugirió que orinar en botellas es un mito urbano.

Realmente no crees lo de orinar en botellas, ¿verdad? Si eso fuera cierto, nadie trabajaría para nosotros. La verdad es que tenemos más de un millón de empleados increíbles en todo el mundo que están orgullosos de lo que hacen y tienen excelentes salarios y atención médica desde el primer día.

Esperamos que pueda promulgar políticas que hagan que otros empleadores ofrezcan lo que ya hacemos.

La práctica de orinar en botellas para mantener sus empleos es algo común en Amazon. En abril de 2018, el periodista James Bloodworth trabajó encubierto en un almacén de Staffordshire, Reino Unido, para reportar las condiciones de trabajo en su libro Hired: Six Months Undercover in Low-Wage Britain.

En ese tiempo fue testigo de cómo tres cuartas partes de los empleados evitan usar los baños por temor a ser despedidos. Aunque Amazon asegura que no monitorea los descansos para ir al sanitario, las políticas estrictas son suficientes para que sus trabajadores eviten moverse de sus lugares.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.