The Many Saints of Newark de Alan Taylor regresa al mundo de Los Sopranos 14 años después del último capítulo de la serie. Se trata de una apuesta arriesgada que intenta expandir el universo del clásico televisivo a un nuevo nivel. Más allá de eso, también es una reconstrucción sobre un fenómeno cultural que lleva aparejado la figura inmensa de Tony Soprano. 

De hecho, se rumorea que la película de Alan Taylor es un homenaje a la historia y al personaje. Pero más allá de eso, también es una celebración a un universo narrativo que deslumbró a los fans de la serie. La definitiva evolución de la siniestra figura del mafioso en algo por completo novedoso fue uno de los puntos altos de la historia. Uno que la película tratará de conservar en lo que parece ser una mirada elaborada hacia la violencia, el mal interior y el miedo contemporáneo.

Para comprender mejor la precuela de Los Soprano de Taylor, te dejamos cinco cosas que deberías saber sobre la película y su contexto.

Deberías saber algunas cosas sobre la serie para disfrutar de la película

The Many Saints of Newark es una precuela en toda regla de Los Sopranos. Ocurre varias décadas antes de los sucesos narrados en la serie. Y aunque hay nuevos personajes, también el contexto general del programa original se mantiene. David Chase, creador del clásico y co guionista de la película, se aseguró de incluir la suficiente cantidad de referencias como para emparentar ambas obras. 

¿El resultado? Lo que parece ser un homenaje solapado tanto al espíritu de la película como a la figura de Tony Soprano. De modo que aunque puedes disfrutar de la película sin tener frescos algunos detalles de la serie, sí deberías conocer la historia original.

Otra forma de ver la mafia en 'The Many Saints of Newark'

Para David Chase y Alan Taylor era importante mostrar otra versión del mundo mafioso de Tony Soprano. De modo que la acción se traslada a la década de 1960 en Newark, Nueva Jersey, durante los disturbios de Newark. El hecho de situar cronológicamente el film en medio de una serie de disturbios raciales cambia el tono de su premisa. No se trata solo de una película que pone atención en los mecanismos del crimen. También interactúa con el hecho del bien y el mal a una nueva escala. 

Según David Chase, esta dimensión argumental permite que el personaje de Tony Soprano tenga un matiz distinto. Aún es un adolescente, pero crece en medio de un país sacudido por la violencia. La visión sobre lo moral es distinta y eso es el principal hilo que lo conecta con su versión futura. 

Habrá más historias sobre el mundo de 'Los Sopranos'

Una de las cosas más interesantes The Many Saints of Newark es demostrar que el mundo de Los Sopranos no depende de una única figura. Y a pesar que Tony Soprano es un personaje monumental al que se rinde homenaje en el film, no es el más importante. Queda abierta entonces la posibilidad de nuevas revisiones sobre el material original. Y en especial, las relaciones de la familia de mafiosos con la cultura estadounidense.

Uno de los puntos fuertes de la película es el hecho de reconstruir desde su origen la noción sobre el crimen de la serie. En el éxito de HBO, Los Sopranos se sostenían en mitad de una versión contemporánea sobre lo criminal y la tradicional de la mafia. Esas interconexiones hicieron del programa algo más elaborado y sustancial. La mafia es un entidad que tiene cientos de ramificaciones. Y por lo visto Chase, tiene la intención de explorarlas todas. 

Lo étnico y lo racial tiene un papel importante en 'Los Soprano' 

Los Sopranos hablaban de la integración de la familia en el estilo de vida estadounidense, en lo que parecía una cínica parodia sobre la moralidad actual. El film de Taylor decide analizar las tensiones raciales de finales de la década de los sesenta y eso añade presión al argumento. Lo novedoso es que Tony Soprano tendrá que cuestionar su propia identidad y eso influirá a futuro, en su forma de entender sus decisiones.

Hay algo de profundo interés en la forma en como Chase y Taylor encontraron un período histórico incómodo para sus personajes. Uno al que además, hay que añadir la forma en que los italoamericanos son comprendidos. Eso marcará el tono y el sentido de la familia como ente criminal, pero también de Tony como su líder. 

'The Many Saints of Newark' es una instantánea de su época

Pero más allá de los conflictos raciales, étnicos y culturales, David Chase intenta contar el origen de Los Sopranos. Y hacerlo en una New Jersey muy distinta a la que mostró en la serie. De hecho, usó su experiencia personal para dar un sentido más íntimo y multidimensional a sus personajes. Según una entrevista a Deadline, Chase estaba preocupado por la forma de relatar otra historia sobre Los Sopranos. Eso, sin perder de vista la original. Y lo logró asumiendo que el contexto sería ahora tan importante en la narración como para influir sobre ella. 

“Me interesé en Newark, de dónde vinieron mis padres y en dónde ocurrieron los disturbios” contó a la publicación. “Yo vivía en los suburbios de Nueva Jersey en el momento en que sucedió y mi novia estaba trabajando en el centro de Newark. Solo estaba interesado en todo el asunto de los disturbios de Newark. Empecé a pensar en esos eventos y el crimen organizado, y simplemente me interesé en mezclar esos dos elementos”.

David Chase para Deadline

De modo que el film, intenta reflejar cambios y condiciones sociales que Los Sopranos analizó de forma tangencial. Un punto a favor de la futura película.