Adam Mosseri, director de Instagram, ha anunciado la suspensión temporal de Instagram Kids, la versión especial de la red social para menores. La decisión llega solo unas horas después de que la propia Facebook dejara claro que Instagram "ayuda a muchos adolescentes", pese a los problemas de toxicidad desvelados por The Wall Street Journal.

Mosseri ha explicado en una serie de tweets y a través del blog de la compañía que la versión para niños de Instagram estaba pensada para preadolescentes menores de 13 años. Esta iba a incluir funciones como la posibilidad de que los padres aprobaran las solicitudes de seguimiento y puedan ver los mensajes o el tiempo que pasan en la aplicación. El director de Instagram asegura que la filtración de este proyecto sucedió en una fase muy prematura. En aquel momento tenían pocas respuestas que ofrecer a aquellos usuarios y expertos que mostraron su incertidumbre.

Las recientes noticias sobre los graves problemas relacionados con el uso de la Instagram en adolescentes han aumentado todavía más las dudas sobre una aplicación pensada para niños. Por lo tanto, Mosseri ha decidido pausar el proyecto "para trabajar con expertos, padres, legisladores y reguladores". El director de Instagram, además, insiste en que una app de estas características es necesaria.

Tengo que creer que los padres preferirían la opción de que sus hijos usen una versión de Instagram apropiada para su edad, que les brinde supervisión, que la alternativa. Pero no estoy aquí para restar importancia a sus preocupaciones, tenemos que hacerlo bien.

Asegura el director de Instagram en uno de sus tweets.

La app de Instagram añade nuevas funciones de control parental a la espera de la versión 'Kids'

Foto por Erik Lucatero en Unsplash

El máximo responsable de la red social pone de ejemplo a TikTok o YouTube. Ambas compañías han desarrollado aplicaciones para menores de 13 años con una serie de limitaciones y controles para garantizar la seguridad. Mientras el proyecto se toma un descanso, Instagram añadirá una función en su app para que los padres de aquellos usuarios adolescentes (mayores de 13 años) decidan si supervisar o no la cuenta de sus hijos. La app, recordemos, anunció que las cuentas de menores de 16 años serán privadas por defecto.

Hace apenas unas horas, Facebook hacía pública la polémica diapositiva que revelaba cómo la red social conocía que el uso de la aplicación ocasionaba problemas de imagen corporal en una de cada tres mujeres adolescentes. La compañía ha querido minimizar este problema asegurando que es el único punto en el que hay un impacto negativo. No obstante, continúan sin ofrecer una solución.